| 12/10/2008 12:00:00 AM

Exportaciones e importaciones chinas caen con fuerza

PEKIN  - Las exportaciones y las importaciones de China se contrajeron inesperadamente en noviembre, en una señal de que la cuarta mayor economía mundial se desaceleró de manera abrupta producto de la crisis financiera global.

La baja anual en las exportaciones fue la mayor desde abril de 1999, mientras que la caída en las importaciones fue la más pronunciada desde que comenzaron a llevarse estadísticas mensuales en 1993, según mostraron el miércoles cifras oficiales.

Los economistas esperaban que las ventas externas subieran un 15 por ciento y que las importaciones aumentaran un 12 por ciento frente a noviembre del 2007. Pero en cambio, los datos mostraron una baja del 2,2 por ciento en las exportaciones y un descenso del 17,9 por ciento en las compras externas.

"La demanda global por productos chinos se está desvaneciendo", dijo Gene Ma, economista de China Economic Monitor, una consultora de Pekín.

"En segundo lugar, el congelamiento del crédito en los países importadores ha hecho difícil para los exportadores chinos vender sus productos en el exterior", agregó.

Los líderes chinos concluyeron el miércoles un encuentro de tres días en el que fijaron como su principal objetivo para el 2009 mantener un crecimiento económico estable, prometiendo impulsar el gasto público y reducir los impuestos.

"En este momento, la economía china está enfrentando mayores dificultades. La presión sobre la economía está creciendo", dijo una radio estatal en referencia a las conclusiones del encuentro.

Dado que las importaciones cayeron a mayor ritmo que las exportaciones, el superávit comercial de China se disparó a un máximo histórico de 40.100 millones de dólares en noviembre, eclipsando el saldo de 35.200 millones alcanzado en octubre, según datos oficiales.

Una fuerte caída en el precio del petróleo y otras materias primas redujo la cuenta importadora de China, pero los economistas dijeron que la caída reflejaba además la debilidad en la demanda interna.

"Es sólo el comienzo. Las exportaciones y las importaciones seguirán cayendo en los próximos meses, probablemente hasta junio próximo", dijo Zhang Shiyuan, analista de Southwest Securities en Pekín.

PREOCUPA DESEMPLEO

El Gobierno ha sido inusualmente franco al reconocer su temor a que la desaceleración económica cause un aumento del desempleo que ponga en riesgo la estabilidad social.

Las firmas exportadoras emplean a millones de personas.

"Con pocas opciones para revivir las exportaciones, las autoridades chinas se están concentrando comprensiblemente en medidas para impulsar la demanda interna y en proyectos de infraestructura", dijo Jing Ulrich, de J.P. Morgan, en un reporte.

El Gobierno lanzó un plan de estímulo por el equivalente a 586.000 millones de dólares a comienzos de mes para impulsar la inversión en infraestructura durante los próximos dos años.

En otra señal de que la economía se está frenando, la oficina de estadísticas dijo el miércoles que los precios mayoristas cayeron un 2,0 por ciento en el año a noviembre.

Los reportes sobre el encuentro de los líderes chinos no hicieron mención a una meta de crecimiento económico para el 2009, pero la prensa estatal dijo que Pekín buscará "proteger el ocho", una referencia a la expansión de 8 por ciento considerada necesaria para crear suficientes empleos para las millones de personas que entran a la fuerza laboral todos los años.

La economía china creció un 11,9 por ciento en el 2007, pero el ritmo se ha enfriado en los últimos meses y el Banco Mundial pronosticó que el gigante asiático crecería un 7,5 por ciento el próximo año, lejos del esperado 9,4 por ciento en el año actual.

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?