| 8/21/2008 12:00:00 AM

Españoles piensan que el euro perjudica su economía: encuesta

Madrid.- En un momento en el que la economía española sufre una fuerte desaceleración, la mayoría de los españoles cree que la introducción del euro ha perjudicado al país, aunque son claramente minoría aquellos favorables a abandonar la moneda única europea, ha revelado una encuesta.

El escepticismo hacia el euro es más fuerte entre los jóvenes, de acuerdo con la encuesta de Sigma Dos publicada el miércoles por el diario El Mundo.

La encuesta se publicó después de un fuerte aumento del desempleo y una drástica caída del crecimiento económico hasta niveles cercanos a cero en el segundo trimestre del año debido a la explosión de una burbuja inmobiliaria que había alimentado la tasa de crecimiento a niveles superiores al 3 por ciento durante más una década.

El auge inmobiliario y de la construcción, que llevó a la construcción de más viviendas en España que en Francia, Alemania y los países del Benelux juntos, fue posible gracias al euro, con un nivel de tipos de interés mucho más bajo de lo que estaban acostumbrados los españoles.

Pero ahora España está experimentando efectos menos agradables de su pertenencia al área de la moneda única, ya que no puede ajustar su nueva situación económica mediante una devalución de su moneda o a través de un recorte de las tasas de interés.

Según el informe de abril del Fondo Monetario Internacional, el tipo de cambio efectivo real en España se ha apreciado un 16,3 por ciento entre los años 1998 y 2006, mientras que Alemania se depreció en un 9,8 por ciento en un clima de reducción de los costos en la industria y un aumento moderado de los salarios.

El déficit por cuenta corriente de España, la medida más amplia del comercio del país con el resto del mundo, supone cerca del 10 por ciento de su Producto Interior Bruto.

Cuando España entró en el euro en 1999, comenzó como un país más barato que sus principales competidores europeos para hacer negocios. Pero en lugar de utilizar esta oportunidad para fortalecer su industria, el país se embarcó en una espiral consumista y en un boom inmobiliario que elevó su tasa de inflación a niveles superiores a los de sus vecinos del euro.

"Cuando (el euro) comenzó, Alemania no era competitiva debido a la baja velocidad a la que se unió a la moneda única, mientras España era supercompetitiva," dijo Diana Choyleva de Lombard Street.

"Ahora España tendrá que apretar los dientes y pasar por los mismos ajustes que pasó Alemania, en otras palabras, los salarios reales tendrán que moderarse y tiene que mejorar el crecimiento de la productividad en las empresas," dijo la analista, para añadir que espera que la economía española reduzca el crecimiento durante los próximos cinco años a menos de la mitad del nivel de los cinco años anteriores.

Si bien la encuesta mostró que el 58 por ciento de los españoles considera que el euro ha perjudicado su economía, sólo el 27 por ciento piensa que un abandono de la moneda única sería beneficioso.

"Las mayores dificultades de la economía española son sus problemas estructurales y, por tanto, necesitamos medidas estructurales para resolver estos problemas," dijo José Luis Martínez, estratega de Citigroup, quien ve más beneficios que inconvenientes de la pertenencia de España al euro.

Entre los 1.000 encuestados, casi el 65 por ciento de los que están en el grupo de edad 18-29 ven el euro dañino para la economía de española.

A diferencia de otros miembros del euro como Italia, la clase política española está unida en apoyo del euro, aunque funcionarios gubernamentales han irritado el Banco Central Europeo por presionar para recortes de los tipos de interés.

"Hay mucho mayor riesgo de deserción de Italia del euro en los próximos 10 años que el que hay de España," dijo Choyleva.

 

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?