| 7/21/2007 12:00:00 AM

El voto puertorriqueño podría ser decisivo en la Florida

Ambos partidos los buscan. Los demócratas señalan la tradicional alineación de los boricuas con su partido y resaltan su capacidad de contrarrestar los votos republicanos de los cubanoestadounidenses. Los republicanos dicen tener la lealtad de los puertorriqueños más orientados a los negocios que residen en el estado.

ORLANDO, Florida, EE. UU_ Los cubanos están identificados indisolublemente con la Florida. Pero en este estado con tanta afluencia de hispanos, no son los únicos. Después de los cubanoestadounidenses, los puertorriqueños tienen la mayor población hispana en la Florida y los votantes políticamente más independientes.

Son esos, los "otros" votantes hispanos de la Florida, los que pueden resultar decisivos en un estado donde las elecciones pueden volcarse a uno u otro partido.

Ambos partidos los  buscan. Los demócratas señalan la tradicional alineación de los boricuas con su partido y resaltan su capacidad de contrarrestar los votos republicanos de los cubanoestadounidenses. Los republicanos dicen tener la lealtad de los puertorriqueños más orientados a los negocios que residen en el estado.


Pero ambos partidos se resisten a admitir un hecho que les inquieta: como ciudadanos estadounidenses, los puertorriqueños son los únicos inmigrantes hispanos en la Florida que pueden registrarse automáticamente para votar, aunque a menudo no lo hacen.

"Hemos trabajado durante años para hacer que la gente participe más; demócratas, republicanos, la oficina federal de asuntos de Puerto Rico, y ha sido un desastre", se lamentó el comisionado del condado de Kissimmee, el republicano Carlos Irizarry, uno de los pocos funcionarios electos puertorriqueños en la Florida.

En la última década, la Florida ha sobrepasado a Nueva Jersey como el segundo estado en número de puertorriqueños, detrás de Nueva York. Se calculaba que sumaban 645.000 en el 2005, un 160% más que en 1990, y la mayoría residía en la franja central del estado entre Tampa y Daytona.

Es difícil precisar cifras exactas, ya que la mayoría de las encuestas a boca de urna no descomponen el número de votantes hispanos por origen nacional. Pero el encuestador Serio Bendisen, que estudia los hábitos de los votantes puertorriqueños en la Florida, calcula que un 40% de los puertorriqueños elegibles en la Florida votaron en las elecciones del 2004. Eso se compara con un 47% de hispanos en toda la nación y el 64% de todos los ciudadanos elegibles.

Otros expertos independientes coinciden en que los boricuas no están plenamente representados.

"Es un enorme voto potencial, pero todavía no están votando", observó Darío Moreno, un profesor de ciencias políticas en la Universidad Internacional de la Florida.

Hay muchos motivos para la escasa participación.

Parte del problema es que la concurrencia de votantes en la isla supera el 80%. Pero en Puerto Rico, el empleo suele depender de qué partido esté en el poder. Las elecciones allí se efectúan una vez cada cuatro años, siempre en día feriado. Y los partidos locales efectúan campañas en clima de fiesta que se centran en cuestiones decisivas como la independencia y la estadidad.

Una vez que llegan a la Florida, los puertorriqueños reciben una tarjeta de registro de votación en cuanto consiguen su licencia de conducir, antes de saber mucho acerca de los republicanos o los demócratas. Por eso algunos deciden registrarse como independientes, desentendiéndose de las elecciones primarias. Otros sueñan con regresar a la isla y podrían no sentir la necesidad de votar.

Muchos de los que vienen de estados norteños como Nueva York han visto disminuir su poder político con los años y están decepcionados con el sistema político, dijo el experto puertorriqueño Angelo Falcón, que dirige el Instituto Nacional de Política Latina en Nueva York.

De todos modos, activistas y políticos en ambos bandos pronostican que los votos boricuas aumentarán este año.

El grupo extrapartidista Democracia USA, creado por la Fundación People for the United Way, dice que desde el 2004 ha registrado 44.500 votantes hispanos en el centro de la Florida, en su mayoría boricuas.

Los republicanos esperan una fuerte participación. Desde que los puertorriqueños dieron su apoyo a Al Gore en el 2000, los republicanos han hecho intensas campañas en el centro de la Florida y lograron casi la mitad del voto presidencial puertorriqueño de la Florida en el 2004.

"Mucha gente habla del voto puertorriqueño en contraposición con el voto cubano. Les gustaría dividir el voto hispano. Pero tenemos más elementos que nos unen", dijo el representante estatal Juan Zapata, un republicano que representa un distrito con mezcla hispana al sur de Miami.

Mientras tanto, los demócratas confían en que el amargo debate sobre inmigración haya hecho impacto en los boricuas como hispanos aunque ellos no se vean afectados directamente por las leyes inmigratorias.

Para Samaria Rodríguez, de 28 años, así fue. De adolescente y joven se la pasó entre Puerto Rico, la Florida y Colorado, para asentarse finalmente en Orlando.

Aunque su familia estaba políticamente activa en la isla, ella nunca pensó demasiado en votar hasta que conoció a quien sería su marido, un inmigrante ilegal de Honduras.

La mujer se registró para votar por primera vez la semana pasada, mientras iba de compras al mercado con sus dos hijitas.

"Cuando una es más joven, si no te afecta tu vida diaria, ni te preocupa. Ahora sí", afirmó. "Tenemos familiares y amigos que están en esta situación. Deberían hacer algo por esta gente".

Cualquiera sea el candidato que respalden, los puertorriqueños en la Florida pueden estar seguros de que estarán en el centro de atención de la campaña proselitista en los próximos meses.

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?