| 11/15/2005 12:00:00 AM

El Banco Mundial dice que los inmigrantes generarán 0,6% de riqueza mundial en 20 años

El Banco afirma que de la cifra total de riqueza generada, los nuevos migrantes se llevarán US$162.000 millones, los países en desarrollo US$143.000 millones y las naciones de altos ingresos US$51.000 millones.

La migraciones en el mundo harán aumentar en 3% la fuerza laboral de los países de altos ingresos en 20 años generando una mayor riqueza global del 0,6% o US$356.000 millones, dijo el Banco Mundial en un informe difundido el miércoles.

En su "Perspectivas de la Economía Global 2006", que tiene esta vez como tema principal las remesas y migraciones, el Banco afirma que actualmente hay unos 200 millones de migrantes en el mundo, cuya productividad y poder de ingreso son un "poderoso recurso en la lucha contra la pobreza".

"Sus remesas, en particular, son una forma importante de esa lucha para millones de personas", afirmó Francois Bourguignon, economista jefe del Banco, en la presentación del informe. "El reto de los políticos es buscar un equilibrio entre el beneficio económico y el manejo de las implicaciones políticas y sociales de la migración".

El Banco afirma que de la cifra total de riqueza generada, los nuevos migrantes se llevarán US$162.000 millones, los países en desarrollo US$143.000 millones y las naciones de altos ingresos US$51.000 millones.

Para el logro de esas ganancias, agrega, es necesario que los países en desarrollo busquen acuerdos con los países a los cuales migran sus nacionales para mejorar las condiciones bajo las cuales cruzarán las fronteras, buscarán y mantendrán un empleo y enviarán parte de sus salarios a casa.

Según el Banco, las remesas oficialmente registradas en 2005 excedieron los US$232.000 millones en el mundo. De ese monto, los países en desarrollo recibieron 167.000 millones, más del doble de la ayuda económica total que pudieron haber obtenido.

El Banco sugiere que el monto de las remesas enviadas a través de canales informales sería de por lo menos el 50% del estimado oficial.

Los países que han recibido más remesas en el año que termina fueron India (21.700 millones de dólares), China (21.300 millones), México (18.100 millones), Francia (12.700 millones) y las Filipinas (11.600 millones).

Los países donde las remesas representan la mayor porción de su producto bruto interno son la monarquía de Tonga (31%), Moldavia (27,1%), Lesotho (25,8%), Haití (24,8%) y Bosnia-Herzegovina (22,5%).

El Banco Interamericano de Desarrollo había dicho previamente este año que si bien México recibía un 40% del total de las remesas que llegan a América Latina, ellas sólo representaban un 1,5% del PBI del país.

También según el BID, las remesas representan por lo menos el 10% del PBI en otros cinco países, además de Haití: Nicaragua, el 15%; El Salvador, 12,6%; Jamaica, 11,7%; República Dominicana, 10% y Ecuador, 10%.

El Banco Mundial señala que es necesario "hacer más" para disminuir los costos del envío de las remesas y promover el uso de canales formales. Pero advierte que toda regulación debería implementarse de forma que no interfiera con el propósito de reducción de costos ni ignore que se trata de salarios de emigrantes que ya pueden haber sido grabados con impuestos.

Actualmente, un giro electrónico de 100 dólares desde Estados Unidos a un país latinoamericano cuesta alrededor de 15 dólares, o un 15%. El BID considera que bajar a la mitad ese costo puede ser indicio de una buena reducción.

El Banco Mundial cita "experiencias ejemplares" de reducción de costos de la India, Filipinas y México. Señala que las acciones de los gobiernos hacia esa meta incluyen la apertura del sistema postal para las remesas, emisión de tarjetas consulares de identidad para la apertura de cuentas bancarias y uso de mensajes por teléfonos celulares para las transferencias de fondos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?