| 2/1/2008 12:00:00 AM

Ecuador y Venezuela construirán refinería

Quito.- Las empresas petroleras estatales de Ecuador y Venezuela formaron una empresa binacional para la construcción de la Refinería del Pacífico en este país a un costo máximo de 5.500 millones de dólares, se informó el viernes.

En un comunicado, el ministerio de Energía y Minas señaló que delegados de las empresas Petroecuador y PDVSA, ecuatoriana y venezolana respectivamente, mantuvieron una reunión preparatoria en Quito donde decidieron la firma del acuerdo de accionistas y la escritura constitutiva de la Refinería del Pacífico.

El comunicado agregó que la iniciativa es "parte del compromiso de integración energética, asumido por los presidentes de Ecuador, Rafael Correa, y de Venezuela, Hugo Chávez".

Precisó que la reunión estuvo presidida por el coordinador ejecutivo del Comité de Dirección de Petroecuador, Fernando Donoso y por el director ejecutivo de PDVSA América, Nelson Martínez, quienes acordaron que delegados de ambas empresas firmen en marzo "el acuerdo de accionistas y la escritura constitutiva de la Refinería del Pacífico CEM", (Compañía de Economía Mixta).

El boletín aseguró que la refinería tendrá capacidad para procesar unos 300.000 barriles diarios de crudo pesado y estará ubicada en la provincia de Manabí, en el centro del litoral ecuatoriano.

El proyecto conjunto se deriva de los acuerdos suscritos entre ambas naciones el 7 de enero, por los ministros de Ecuador y Venezuela, Galo Chiriboga y Rafael Ramírez, respectivamente, añadió.

Correa y Chávez han destacado una amistad mutua y coincidencias en el plano ideológico, como el hecho de ambos quieren llevar a sus respectivos países hacia lo que llaman el Socialismo del Siglo XXI.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?