| 12/16/2005 12:00:00 AM

Ecuador cumple seis años con su economía dolarizada

El esquema monetario no ha conseguido impulsar el crecimiento de la economía.

Al cumplirse el lunes el sexto aniversario del anuncio de la dolarización de la economía ecuatoriana, el esquema monetario por sí solo no asegura un boyante crecimiento ni estabilidad y se ha mantenido gracias a factores coyunturales favorables, opinaron analistas.

"Ya estamos en el sexto año, creo que esto (la dolarización) en el corto plazo no tiene mayores riesgos", aseguró el ex ministro de economía, Mauricio Pozo.

"Pero eso no quiere decir que si no manejamos bien las finanzas públicas y no damos los incentivos para que los otros sectores tengan resultados adecuados posteriormente vayamos a tener problemas", agregó.

En radio Democracia, Pozo aclaró que "la salida (del sistema) sería absolutamente perversa, no quiero ni pensar en esa posibilidad".

El analista económico opositor a la dolarización, Alberto Acosta, dijo a la AP que "la dolarización fue una medida extrema y totalmente irresponsable que nos dejó en peores condiciones que las que estábamos en el año 2000".

Acosta opinó que Ecuador debería abandonar el modelo en el largo plazo para recuperar una moneda nacional.

En 1999, Ecuador registró una inflación del 60,7%, considerada en esa época como la más alta del continente y un reflejo de la severa crisis económica que llevó al cierre de 21 de los 42 bancos existentes. Además, el producto interno bruto (PIB) decreció -7% ese año.

Seis años después, Ecuador cerró el 2005 con una inflación del 4,36% --aunque subió con respecto al 1,95% registrado en el 2004-- y con un crecimiento del PIB del 2,8%.

Pero en algo que coinciden ambos expertos económicos en que varios factores internacionales han permitido sostener la dolarización.

Ecuador ha recibido grandes cantidades de recursos provenientes de dos fuentes principales: la venta del petróleo, principal producto de exportación del país que registra altos precios en los mercados internacionales; y las remesas de dólares enviadas por los migrantes.

A ello, Acosta también suma la depreciación del dólar frente a otras monedas y el crecimiento de la economía estadounidense porque ahí se colocan más del 43% de las exportaciones ecuatorianas, entre otros factores.

"Si no hubiéramos tenido todos esos elementos a favor de la dolarización no se habría sostenido en el Ecuador, a la dolarización se la ha financiado últimamente pero nada más, no ha habido un crecimiento sostenido de la economía, la situación es preocupante", afirmó Acosta.

El 9 de enero del 2000, el presidente Jamil Mahuad anunció la adopción del dólar como moneda nacional en reemplazo del sucre, para hacer frente a una naciente hiperinflación y una devaluación incontrolable. Fue derrocado 12 días después.

A partir de marzo del 2000, el dólar entró en circulación para toda clase de transacciones, paralelamente a la desaparición del sucre.

FUENTE: AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?