| 4/12/2012 12:00:00 AM

Disidencia cubana pide a la Cumbre que siga excluyendo a Cuba

La resistencia cubana en el exilio y la disidencia interna reclamaron hoy a los gobernantes que participarán en la VI Cumbre de las Américas que se abstengan de incluir a Cuba en las próximas cumbres hasta que el régimen de Raúl Castro garantice la democracia y los derechos fundamentales.

Cartagena  - Representantes de Madres y Mujeres Anti Represión (MAR por Cuba) viajaron desde Miami a Cartagena de Indias, donde el sábado comienza la cita de jefes de Estado y Gobierno, para denunciar el "régimen totalitario y represivo" de Castro, en representación también de las Damas de Blanco y de los presos políticos.

La presidenta de MAR por Cuba, Silvia Iriondo, encabeza a este grupo de mujeres que difundieron en una rueda de prensas vídeos con testimonios de la disidencia cubana que no pudo salir de la isla.

"Estamos aquí porque los gobiernos electos de América Latina quieren incluir a Cuba, la dictadura, en la Cumbre de las Américas", afirmó Iriondo, quien agregó que incluirla "sería excluir los derechos fundamentales de los cubanos de la isla".

"Queremos señalar a los jefes de Estado y funcionarios de la Cumbre de las Américas que al mismo tiempo que los gobiernos están difundiendo una gigantesca campaña para que Cuba sea invitada a la cumbre, se recuerde la represión contra quienes luchan por la democracia en la isla", insistió.

Y es que desde febrero, cuando el presidente de Ecuador, Rafael Correa, advirtió de que no iba a asistir a esta cumbre si no era invitada Cuba, se ha desatado una gran campaña entre la mayoría de los países de América Latina para que pueda estar en las siguientes reuniones continentales.

Esta cruzada la apoya el propio anfitrión, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, quien el miércoles afirmó que ésta debería ser "la última cumbre sin Cuba", pese a la negativa de EE.UU, y también de Canadá y Costa Rica.

Si bien hay un compromiso para debatir durante la cumbre la posibilidad de incluir a Cuba, el presidente Correa se mantuvo en su empeño y es el único de los invitados que no asistirá.

"Reiteramos a los mandatarios que no permitan que el régimen se inserte a la cumbre porque en Cuba no hay democracia, porque la autoridad cubana no sólo no respeta los derechos humanos, sino que la única libertad que entienden es la de humillar al pueblo", reiteró Iriondo, en nombre de la disidencia cubana.

La activista habló en un hotel de Cartagena rodeada de sus colegas, todas vestidas de negro como símbolo del luto por la represión, en un salón con varias sillas vacías, sobre las que tan sólo había fotografías de las Damas de Blanco, a que las que hoy representó porque, dijo, no les permiten salir de Cuba.

"Estamos viendo unas sillas vacías, las personas que las ocupan (fotografías) y todo lo que está puesto en las paredes son historias de un crimen, de una víctima, de una violación, de una falta de derecho", explicó.

Porque, agregó, "la realidad de Cuba no es de la que se hablará aquí, en la cumbre, sobre inclusión. La realidad de Cuba son estas mujeres golpeadas, vejadas, cuyos derechos han sido violados sistemáticamente".

A continuación, recordó la muerte en 2010 del preso político Orlando Zapata Tamayo, "por huelga de hambre después de que lo retiraran el agua y lo aislaran en una celda helada", dijo Iriondo, quien lo calificó como "un mártir de la dictadura".

También recordó a Laura Pollán, la que fuera líder de las Damas de Blanco hasta su muerte en 2011, que, de acuerdo con la activista, se produjo "en circunstancia extrañas".

La voz de su sucesora al frente del movimiento, Berta Soler, fue una de las que se escuchó en esos vídeos: "estamos aquí para traer mensajes de la resistencia".

A su turno la también dama de blanco Sara Martha Fonseca afirmó que el movimiento se mantiene "muy firme" en una lucha "que ha costado la vida a muchos hermanos".

EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?