| 12/9/2009 2:40:00 PM

Destacan el valor del hijo de Pablo Escobar por pedir perdón

El perdón pedido por el hijo del extinto capo de las drogas, Pablo Escobar, a las víctimas de la narcoviolencia es un acto "significativo", aunque no se recupere la vida de las personas asesinadas, aseguró el miércoles Fidel Cano, director del diario El Espectador.

Bogotá  — El hijo de Escobar, Juan Pablo Escobar, se reunió en la jornada con Cano en las instalaciones del diario, cuya antigua sede fue destruida en septiembre de 1989 por un carro bomba colocado por órdenes de Pablo Escobar.

Tres años antes, en diciembre de 1986, pistoleros a sueldo de Escobar mataron en Bogotá al tío de Fidel, Guillermo Cano, quien era la cabeza del diario y uno de los más fuertes críticos del narcotráfico.

"Son sentimientos encontrados, evidentemente hay una petición de perdón por algo que además él no hizo, lo cual es muy significativo", dijo Fidel Cano a la AP tras el encuentro con el hijo de Escobar, de 32 años, que cambió su nombre a Sebastián Marroquín y vive en Argentina.

"Pero evidentemente eso (el pedido de perdón) ni recupera a don Guillermo Cano, ni a El Espectador, ni a tantas víctimas que murieron o que sufrieron ese intento de acabar con El Espectador", agregó Fidel Cano.

Marroquín se encuentra en Bogotá para el estreno el 10 de diciembre en los cines locales del documental de 90 minutos llamado "Los Pecados de mi Padre", del director argentino Nicolás Entel, y que ya fue presentado en festivales cinematográficos en Argentina y Europa.

El documental recoge escenas como un encuentro entre Marroquín y los hijos de Luis Carlos Galán y Rodrigo Lara, dos reconocidos políticos y críticos de Escobar asesinados por orden del narcotraficante en los 80.



(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?