| 7/21/2009 12:00:00 AM

Demócratas exigen a Obama más transparencia en rescate financiero

Dos legisladores demócratas pidieron el martes al gobierno del presidente Barack Obama que haga más transparente y más accesible a los contribuyentes el programa de rescate financiero de US$700.000 millones.

WASHINGTON —  Uno de ellos lamentó que el manejo del fondo por parte del Departamento del Tesoro sea tan secreto como la homosexualidad en las fuerzas armadas.

El representante Edolphus Towns, presidente de la Comisión de Supervisión y Reforma Gubernamental de la Cámara, y el senador Max Baucus, quien encabeza la Comisión Financiero del Senado, insistieron que el secretario del Tesoro Timothy Geithner adopte las recomendaciones de un grupo supervisor, que han sido sistemáticamente rechazadas por la Tesorería.

"No hay prueba alguna de que la Tesorería haya realizado intento alguno de determinar si los fondos (del recate financiero) produjeron un aumento del crédito y si tuvieron efecto alguno en la reducción del desempleo", afirmó Towns.

Las críticas fueron formuladas al mismo tiempo que el comité de supervisión escuchó el informe del inspector general especial Neil Barofsky, que supervisó el Programa de Alivio para Activos con Problemas (TARP, por sus siglas en inglés).

"Las recomendaciones del inspector general espacial sobre transparencia tienen una importancia crítica para el éxito del programa y presionaré al secretario del Tesoro ara que adopte esas recomendaciones", dijo Baucus.

Por su parte, Towns agregó que "los contribuyentes tienen ahora un plan de gastos de US$700 millones dirigido bajo la filosofía de "Prohibido preguntar, prohibido decir", una expresión que alude a la política sobre homosexualidad de las fuerzas armadas de los Estados Unidos.

 

 


(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?