| 9/2/2005 12:00:00 AM

Delta y Northwest se declaran en bancarrota

Northwest Airlines Corp. presentó su solicitud de protección por bancarrota, aproblemada por los altos precios de los combustibles, sus costos previsionales, la baja en tarifas y la dura competencia de las aerolíneas de bajo costo.

Delta Airlines se declaró en quiebra, abatida por una abultada deuda, los altos precios del combustible y la feroz competencia que encara de los transportistas de descuento.



La tercera línea aérea más grande de Estados Unidos anunció que continuará operando sus vuelos sin interrupción, así como su programa para viajeros frecuentes SkyMiles, mientras se reestructura en una compañía más eficiente.



En los próximos meses, no obstante, se prevén reducciones de rutas y ajustes de personal, según analistas. Después de American Airlines y Continental, Delta es el tercer transportista norteamericano con mayor tráfico aéreo a América Latina.



Delta se convirtió en la tercera de las grandes aerolíneas estadounideses que opera bajo la protección de la corte desde los atentados terroristas del 11 de septiembre. La aerolínea tiene una deuda de US$20,500 millones.



Esta semana, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) estimó que los transportistas estadounidenses en conjunto encararán pérdidas de US$8,000 millones este año.



Northwest Airlines Corp. presentó su solicitud de protección por bancarrota, aproblemada por los altos precios de los combustibles, sus costos previsionales, la baja en tarifas y la dura competencia de las aerolíneas de bajo costo.



Northwest, con base en Minnesota y cuyos mecánicos se encuentran en huelga desde el 20 de agosto, pidió la protección vía Capítulo 11 ante la corte estadounidense de bancarrotas de Manhattan.



Sólo minutos antes su competidora Delta Airlines había hecho lo mismo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?