| 10/10/2007 12:00:00 AM

Cosechas para producir etanol podrían provocar escasez de agua

A medida que crece la atención sobre el uso del maíz y otros cultivos para producir etanol como un combustible alternativo, los expertos advierten que el aumento de estas cosechas podría representar una amenaza para los suministros de agua de Estados Unidos.

Washington.- Cuando se buscan alternativas para resolver la inminente crisis de los combustibles fósiles, parece que cada resquicio de esperanza viene acompañado por una nube oscura.

Tanto la calidad de agua como su disponibilidad podrían verse amenazadas por cosechas que están en creciente aumento como el maíz, afirmó Jerald L. Schnoor, profesor de ingeniería medioambiental y codirector del Centro para la Investigación Medioambiental Global y Regional en la Universidad de Iowa.

Schnoor es presidente de un comité del Consejo Nacional de Investigación que estudió el impacto potencial del uso creciente de "biocombustibles" en los suministros de agua. El informe del comité fue divulgado el miércoles.

Schnoor dijo que hay una meta declarada de aumentar unas seis veces la producción de biocombustible, a 132.500 millones de litros para 2017.

"Eso significaría mucho más fertilizantes y pesticidas" llegando hasta los ríos y fluyendo hacia los océanos, declaró en una entrevista por teléfono.

El investigador explicó que el agua disponible depende de dónde se encuentran las cosechas. Si es un área que necesita irrigación, necesita 7.500 litros de agua por cada bushel (35,23 litros) de maíz: "Esa es una enorme cantidad de agua", agregó.

A eso hay que sumar el problema secundario de cuánta agua necesitan las fábricas que producen etanol, dijo.

Lo que se necesita es un descubrimiento tecnológico para que el etanol pueda producirse a partir de cosas con celulosa como el césped, la madera y el aserrín, afirmó Schnoor. "Si pudiéramos hacer eso, sería mucho mejor para el medio ambiente".

Aunque Brasil está teniendo éxito en la producción de combustibles a partir de la caña de azúcar, "nosotros no tenemos mucha tierra tropical en Estados Unidos", subrayó Schnoor.

Además, añadió, Brasil usa el desecho de la caña para alimentar sus fábricas de etanol, mientras que Estados Unidos recurre al gas natural y a otros combustibles.

El informe hace pensar en la posibilidad de irrigar las cosechas para biocombustibles con agua de desperdicio, que no sería conveniente para cosechas de alimentos.

Otras sugerencias incluyen el desarrollo de cosechas más eficaces en el uso de agua y la adopción de prácticas agrícolas que reduzcan la cantidad de residuos químicos.

El Consejo Nacional de Investigación es una dependencia de la Academia Nacional de Ciencias, una organización independiente patrocinada por el Congreso para proporcionar asesoría en temas de ciencia, tecnología y políticas de salud.

 

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?