| 1/22/2010 10:00:00 AM

Controles especiales a 3.466 hectáreas del suelo capitalino

Medidas especiales de prevención y control para evitar que en este territorio se adelanten programas ilegales de vivienda, adoptó la Secretaría Distrital del Hàbitat, con la participación de 10 entidades distritales y 13 alcaldías locales.

Mediante la coordinación interinstitucional se ha estructurado y diseñado un plan de trabajo de la mesa de prevención de desarrollos ilegales y se elaborado un protocolo de actuación para el control. Se acordaron lineamientos, estrategias, mecanismos y acciones interinstitucionales para abordar la problemática.

Así mismo se identificaron y automatizaron las variables que permiten orientar la gestión y apoyar la toma de decisiones de las entidades competentes en materia de prevención y control y mejorar los flujos de información. Se cuenta con información actualizada alfanumérica y geo-referenciada de las 13 localidades a disposición de la ciudadanía en ambiente WEB.

La ocupación y desarrollo informal del suelo, como proceso de urbanización en el territorio del Distrito Capital, es un fenómeno que afecta especialmente la estructura ecológica principal de la ciudad: áreas de reserva forestal, rondas de ríos y humedales, cuerpos de agua y áreas protegidas.

La problemática de la aparición de asentamientos humanos ilegales, se evidencia en 13 localidades de la periferia de la ciudad, donde aún se presenta la parcelación de predios de mayor extensión, invasiones y construcciones en predios no aptos para vivienda y sin el cumplimiento de las condiciones y requisitos legales.

Mediante un monitoreo periódico a estas zonas, se han identificado 9.075 construcciones ilegales y 3.195 demarcaciones de lotes para construir. La urbanización ilegal es un delito tipificado en el Código Penal que genera sanciones y penas de prisión de entre 3 y 7 años a quien se dedique a esta práctica ilegal.

"El Distrito viene enfrentando esta situación hace mas de 50 años como consecuencia de problemas estructurales de pobreza, falta de oferta de soluciones de vivienda digna a bajos costos que compitan con la oferta pirata y falta de planificación urbana. Además, el aprovechamiento de urbanizadores piratas que capitalizaron las necesidades de los más pobres para ofrecer con falsas expectativas y sin el lleno de requisitos, terrenos inadecuados y mal localizados, que generan a las familias y la ciudad altos costos sociales, ambientales y económicos".

La dinámica de crecimiento se evidencia en 13 localidades de la periferia de la ciudad con la parcelación de predios de mayor extensión, invasiones y construcciones en predios no aptos para vivienda y sin el cumplimiento de las condiciones y requisitos legales.

Para controlar el desarrollo ilegal de vivienda en la ciudad, la Secretaría Distrital de Hábitat fortalece los procesos de vigilancia y coordina con otras entidades estrategias para prevenir la ocupación ilegal en 3.466 hectáreas priorizadas, susceptibles de ocupación ilegal, entre las que se incluyen 1.885 hectáreas en los Cerros Orientales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?