| 3/14/2007 12:00:00 AM

Congreso aprueba ley Agro Ingreso Seguro

Agro Ingreso Seguro tiene como prioridad atender a los pequeños empresarios del campo colombiano. Garantiza $500 mil millones anuales para elevar los índices de competitividad del campo colombiano.

Bogotá.- La plenaria de Senado de la República aprobó en último debate la Ley “Agro Ingreso Seguro” (AIS), la cual asegura recursos anuales por 500 mil millones de pesos que serán dirigidos a programas de apoyo e incentivos para los productores agrícolas, lo que les permitirá elevar su competitividad frente a la apertura de nuevos mercados.

El ministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias, afirmó que “esta ley que está orientada prioritariamente a los pequeños productores, a las familias campesinas, a los más pequeños, con topes a medianos y grandes productores”, pasará a sanción presidencial.

“Con esta aprobación todos los años vamos a tener 500 mil millones de pesos adicionales, frescos, que van a subir con la inflación. ¿Para qué? Para muchas cosas, para apoyar los sectores más sensibles como el fríjol, el maíz, el trigo, la cebada, la soya, el sorgo y para estimular la productividad de todos los demás sectores”, dijo el Ministro de Agricultura, al término de la sesión plenaria.

El proyecto fue aprobado durante las sesiones extraordinarias del Congreso convocadas por el Gobierno Nacional y que vence esta semana. El funcionario reiteró que estos recursos operan de manera independiente al Tratado de Libre Comercio, TLC, con los Estados Unidos. “No, esto es independiente, lo importante es que ya el campo tiene, con TLC o sin TLC, una herramienta fundamental para apoyar la competitividad y apoyar sectores mientras van entrando en la competencia externa”, explicó.

Agro Ingreso Seguro es un programa que opera desde el pasado 3 de enero y para el año 2007 se destinaron 400 mil millones. Como parte de este programa está abierta la convocatoria de riego hasta el próximo 31 de marzo. Este llamado pretende entregar un incentivo o apoyo económico no reembolsable, para la construcción de proyectos de riego y drenaje.

Adicionalmente apoya al sector agropecuario con líneas blandas de crédito, las cuales cuentan con una tasa de interés para todos los beneficiarios del DTF – 2 y un plazo máximo para el pago del crédito de hasta 15 años. Se podrán contemplar hasta 3 años de gracia, de acuerdo con el flujo de caja de cada proyecto. Esta Ley contempla que cada dos años un comité asesor realizará una evaluación de los resultados del programa, para utilizar de forma óptima estos recursos de acuerdo a las necesidades del agro.

Finalmente fortalece el Incentivo a la Capitalización Rural (ICR), con el cual se seguirá condonando el 40 por ciento de la deuda de los pequeños productores, y para los medianos y grandes este porcentaje será del 20 por ciento en la mayoría de campos de aplicación del ICR. Para preservar el sentido de equidad del programa, el Ministerio de Agricultura garantizará que no menos del 40 por ciento de los recursos destinados a ICR, estarán dirigidos a los pequeños productores.


SNE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?