| 11/20/2008 12:00:00 AM

Colombia anuncia firma TLC con Canadá y acuerdo con China

BOGOTA - Colombia firmará un Tratado de Libre Comercio que negoció con Canadá y un acuerdo de protección y promoción de inversiones con China, al margen de la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), anunció el jueves el presidente Alvaro Uribe.

Colombia fue enfática en sacar adelante el acuerdo de libre comercio con Canadá ante el estancamiento que ha tenido el de Estados Unidos en el Congreso de ese país.

"Entre mañana y el sábado firmaremos en Lima, en la Cumbre de Países del Pacífico, el acuerdo con Canadá y también el acuerdo de protección de inversiones con China", dijo Uribe en un acto de Gobierno.

El comercio de Colombia y Canadá apenas representó entre enero y agosto del 2008 un 1,45 por ciento, de los casi 50.300 millones de dólares de comercio global del país. En contraste, el comercio con Estados Unidos representó un 34,3 por ciento.

Con China, el país andino busca atraer inversiones del gigante asiático, aprovechando su posición geográfica como plataforma de exportaciones hacia Centro y Sudamérica.

Colombia, con una costa sobre el Océano Pacífico de 1.300 kilómetros, también aspira a ser miembro pleno de la APEC, una vez sea levantada la moratoria para incorporar a nuevos socios.

El país arrojó en el 2007 su mejor desempeño económico en más de tres décadas, con una expansión de un 7,7 por ciento, pero enfrenta en el 2008 y el 2009 una fuerte desaceleración debido al impacto de la crisis financiera internacional.

Uribe, un amigo del libre mercado y favorito de los empresarios, quiere soportar buena parte del crecimiento de la economía en inversión privada para lo que ha impulsado el establecimiento de beneficios tributarios, eliminado el impuesto sobre el envío de utilidades y mejorado la situación de seguridad. 

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?