| 5/6/2011 4:00:00 PM

China se está convirtiendo en un socio comercial relevante en América Latina

La irrupción de China en Latinoamérica mediante fusiones, adquisiciones de empresas e inversiones en infraestructura está convirtiendo al gigante asiático en un "creciente" actor económico en la región, afirmaron hoy en Miami (EE.UU.) dos expertos.

Miami - Es innegable que China se está convirtiendo en un "actor económico" de una "magnitud enorme" en la región, con una inversión de billones de dólares, dijo R. Evan Ellis, de la Universidad de Defensa Nacional, en Washington, durante la Conferencia anual sobre Latinoamérica, organizada por la Universidad de Miami (UM).

El profesor del Centro para Estudios de Defensa Hemisférica de dicha universidad señaló que la presencia de China en América Latina "es una realidad" y que el país asiático "está captando la atención de los líderes políticos y estudiantes" de la región.

"El crecimiento de la presencia de China en Latinoamérica y el Caribe es muy fuerte" y está propiciando una "absoluta transformación" de la región, aseguró el académico en la ponencia titulada "Evaluando la influencia de China en América Latina".

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), China puede desbancar a la Unión Europea como segundo socio comercial de América Latina y el Caribe a partir de 2014, con EE.UU. a la cabeza.

No se trata sólo de la "venta de juguetes" o la compra de materia prima por parte de China, sino que la nación asiática "está invirtiendo intensamente" en un amplio abanico de sectores, lo que va a propiciar "cambios muy rápidos en la región", sostuvo.

En ese contexto, indicó que, de los cerca de US$110 billones que China invirtió en 2009 y 2010 en todo el mundo, una cuarta parte de estos se orientó a la región.

Las compras habituales de China de materia prima ha dado paso a otro tipo de inversiones que "ha tomado por sorpresa a mucha gente", apuntó Ellis, quien destacó que el país asiático es, "para muchos líderes latinoamericanos", el "camino del futuro".

Sin duda, puso de relieve, se va a producir un "radical cambio en América Latina", en el ámbito interno y en los procesos económicos de la región. "Será una región drásticamente diferente", resaltó.

En cuanto al papel de EE.UU. en Latinoamérica, dijo que este país "necesita enfocarse en cómo trabajar con la región para captar nuevos socios y aprovechar las oportunidades que proporciona" la irrupción y penetración de China en este mercado.

No obstante, aclaró que "la realidad no es muchas veces lo que parece", en alusión a que los beneficios de la inversión no acaba siempre en los países donde se invierte, sino fuera de la región.

Lo cierto es, dijo, que existe una fuerte inversión en infraestructura y que la "transformación social del entorno de los negocios será fundamental en la década próxima".

Para Rodrigo Tavares Maciel, de la Consultoría Estratégica Strategus, de Río de Janeiro (Brasil), la irrupción comercial de China en América Latina "está aumentando la capacidad" de la región para apuntala su "estabilidad".

Precisó que cerca del 80 por ciento de las exportación de Brasil a China se concreta en materias primas, por lo que resulta urgente, agregó, que el país latinoamericano "diversifique" sus inversiones.

Lamentó que no se hayan desarrollado todavía "estrategias comerciales" que permitan "diversificar" las inversiones del país e incrementar su competitividad, si "Brasil quiere convertirse en un actor mundial como China".

Añadió que tanto los líderes políticos como los empresarios brasileños "tienen escaso conocimiento de China" y prestan una atención insuficiente al gigante asiático.

"El Gobierno brasileño debe prestar más atención a China para facilitar los negocios entre las empresas de ambos países", dijo.

Se refirió a los desaprovechados que se encuentran los numerosos "mecanismos de diálogo" abiertos entre ambas naciones, con una relación al más alto nivel. "El diálogo estratégico ha sido infrautilizado" y la "relación política es muy pobre", apuntó.

Una situación de desventaja, dijo, que el "Gobierno brasileño reconoce y está dispuesto a poner en marcha todos los mecanismos" para que la nación saque partido en términos económicos.

Como ejemplo citó la reciente apertura del mercado chino para la exportación de carne de cerdo brasileño, un paso que indica lo mucho que se puede lograr en "términos de mercados abiertos y acciones conjuntas y de inversión".

 

 

(Efe)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?