| 1/28/2010 1:30:00 PM

China buscará estimular consumo interno

El viceprimer ministro Li Keqiang dijo que el mercado chino de más de 1.000 millones de personas se abriría gradualmente en los próximos años, desbaratando los monopolios y estimulando la competencia, para beneficio de todo el mundo.

Davos, Suiza.- Después de trazar su estrategia para un crecimiento económico a largo plazo, un político considerado futuro líder de China afirmó el jueves que su país buscará impulsar la demanda de consumo interna para estimular su floreciente economía y alejarse de una dependencia excesiva de las exportaciones.

En un discurso en que se presentó a muchas de las figuras más influyentes en los negocios y la política, Li dijo que China necesita un nuevo modelo de desarrollo. "El mercado interno chino tiene un gran potencial", dijo Li en el Foro Económico Mundial, la reunión de 2.500 líderes empresariales y políticos en Davos, Suiza.

"En momentos en que atravesamos una nueva coyuntura histórica, debemos cambiar la antigua vía de un crecimiento ineficiente y transformar el actual modelo de desarrollo excesivamente dependiente de inversiones y exportaciones", agregó. Li dijo que una mayor demanda china "suministraría amplias oportunidades para todo el mundo". Agregó que el gobierno estimulaba el crecimiento por medio de subsidios rurales para afianzar el poder adquisitivo, y afirmó que las políticas chinas en el 2009 aseguraron "un crecimiento estable y rápido" del 8,7% mientras gran parte del mundo estaba sumido en una recesión.

En el segundo día de debates del foro en los Alpes suizos, los líderes también oyeron una exhortación del ex presidente estadounidense Bill Clinton de ayuda a Haití pero no del presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, quien canceló su viaje a Davos afectado de hipertensión y fue hospitalizado en Brasil después de partir el jueves por la mañana. Mientras tanto, el líder conservador David Cameron avaló las propuestas estadounidenses de hacer que los bancos devuelvan parte de los costos del rescate financiero del año pasado. En una entrevista con The Associated Press dijo que, de ser primer ministro, se enfrentaría cara a cara con los banqueros británicos para ponerlos en orden.

Clinton pidió el jueves más ayuda para Haití y dijo a los asistentes al foro que el país caribeño está decidido a escapar de su agitado pasado. "Es una oportunidad para imaginar de nuevo el futuro del pueblo haitiano, para construir lo que desea ser, no reconstruir lo que solía ser", dijo Clinton, enviado especial de las Naciones Unidas en Haití. Tras mencionar la falta de alimentos, agua y camiones para distribuir la ayuda recibida, el ex mandatario pidió "dinero más que cualquier otra cosa". Empero, si alguien dispone de camionetas, Clinton dijo que también podría usarlas. "Necesito 100 para ayer", dijo Clinton.

El foro apeló a los miembros corporativos acaudalados para que aporten ayuda, pero sobre todo, que inviertan a largo plazo en Haití. Por otra parte, los dirigentes de Sudáfrica y Corea del Sur pidieron a los gobiernos y a los empresarios que colaboren para limitar los efectos de la crisis financiera global. Empero, fueron Haití y las tareas de reconstrucción los que acapararon la atención de los asistentes.

Clinton dijo que tras el terremoto del 12 de enero, la economía de Haití podría surgir con mayor fuerza que antes, y mencionó la mejora de Ruanda tras el genocidio tribal. Incluso mientras Clinton formulaba su apelación, la presidenta de la organización no gubernamental Transparencia Internacional, Huguette Labelle, advirtió que los países y empresas donantes deberían vigilar a dónde va a parar su dinero en Haití. "En la primera fase hay que ayudar a la gente, hay que intentar salvar vidas", dijo a la AP en Davos. "Empero, tras ello hay que invertir en costosos proyectos de infraestructura no susceptibles de corrupción".

"Es posible que vayan miles de millones de dólares a Haití y que la parte importante ni siquiera llegue a la gente, que salga del país en cuanto llegue ahí", lamentó la activista en referencia a la corrupción. "Unas pocas personas se hacen muy ricas y el resto permanece pobre". Los miembros han donado decenas de millones de dólares directamente a la campaña de ayuda desde principios de mes, dijo el director general del foro Robert Greenhill. "Las empresas comprenden que además de sus aportes de caridad tienen el cometido de ayudar a la reconstrucción de las economías", agregó a la AP.

Greenhill dijo que las empresas deberían modelar sus gestiones de reconstrucción a las efectuadas en la región indonesia de Ache, que salió con una infraestructura mejor y una base económica más sólida que la que tenía antes del tsunami del 2004.

AP

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?