| 3/27/2011 10:20:00 AM

Carter inicia el lunes su segunda visita a Cuba invitado por Raúl Castro

El expresidente de EE.UU. Jimmy Carter iniciará mañana una visita privada a Cuba nueve años después de su primer viaje a la isla, donde se reunirá con el gobernante cubano, Raúl Castro, el cardenal Jaime Ortega y la comunidad judía.

La Habana - El viaje del exmandatario estadounidense (1977-1981) a La Habana se extenderá por tres días y tiene lugar tras una invitación del Gobierno del general Castro, según anunció esta semana el Centro Carter en Estados Unidos.

Según la agenda oficial divulgada en La Habana, Carter arribará a las 10.50 horas (14.50 GMT) del lunes, y posteriormente visitará la sede del Patronato de la Comunidad Hebrea de Cuba.

Ese mismo día se entrevistará en el Arzobispado de La Habana con el cardenal Ortega, quien en los últimos nueve meses lideró un inédito diálogo entre la Iglesia católica y el Gobierno, y medió en el proceso de liberación de los presos de conciencia del "Grupo de los 75" opositores condenados en 2003 que quedaban en la cárcel.

El encuentro con Raúl Castro se realizará en el Palacio de la Revolución el martes, cuando el político y Premio Nobel de la Paz estadounidense también visitará el Convento de Belén en el centro histórico de La Habana.

Para el miércoles, último día de su estancia, está prevista una rueda de prensa en el Palacio de Convenciones de la capital cubana. Aunque no ha sido anunciado, no se descarta que Carter sostenga un encuentro con el expresidente Fidel Castro, quien fue su anfitrión en su anterior visita a la isla en 2002.

En aquella ocasión, Carter se convirtió en la figura política estadounidense de mayor nivel que visitaba la isla desde el triunfo de la Revolución en 1959.

Su programa incluyó reuniones con Fidel Castro y con miembros de la disidencia, al tiempo que visitó la Conferencia Episcopal cubana, el Polo científico y hasta asistió a un juego de béisbol.

Además, dirigió a los cubanos un discurso televisado y en directo sobre temas bilaterales desde el Aula Magna de la Universidad de La Habana.

Hasta el momento, los medios de comunicación de la isla no han informado del nuevo viaje de Carter, quien llegará en "misión privada" y no gubernamental, acompañado por su esposa, Rosalynn, y bajo el auspicio del Centro Carter.

Esa organización ha informado que el exgobernante espera hablar con dirigentes cubanos sobre las relaciones entre La Habana y Washington, de las reformas económicas que impulsa el Gobierno de Raúl Castro y del VI Congreso del Partido Comunista de Cuba que se celebrará en abril.

En tanto, algunos observadores han relacionado la visita con el caso del contratista estadounidense Alan Gross, condenado este mes a 15 años de prisión en la isla por el delito de "actos contra la independencia o la integridad territorial del Estado".

La detención de Gross en diciembre de 2009 en Cuba se convirtió en un nuevo foco de tensión entre Washington y La Habana, que acusó al subcontratista de la agencia estadounidense USAID de ser parte de un "proyecto subversivo" que intenta destruir la revolución mediante el empleo de sistemas de info-comunicaciones fuera del control de las autoridades.

Analistas creen que Carter podría apelar ante el Gobierno cubano por la liberación de Gross, con el precedente de su exitosa misión en 2010 en Corea del Norte, donde intercedió por la excarcelación de un ciudadano estadounidense detenido por entrar ilegalmente a ese país.

Esta semana, el Departamento de Estado de EE.UU. informó que Carter preveía un nuevo viaje "estrictamente privado" a Corea del Norte, quizás en abril, pero no mencionó su inminente visita a La Habana.

El Centro Carter fue fundado en 1982 por el expresidente y su esposa, en asociación con la Universidad Emory, para promover la paz y la mejora de la cobertura sanitaria en el mundo.

 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?