| 9/25/2009 12:00:00 AM

Canciller colombiano alude a relaciones con Ecuador

El canciller colombiano Jaime Bermúdez manifestó el deseo que "ojalá sea más temprano que tarde" que se normalicen las relaciones con el vecino Ecuador.

Bogotá  — Ecuador rompió los vínculos diplomáticos con Colombia en marzo del 2008 por considerar que su soberanía fue violada por tropas colombianos que atacaron entonces a un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, instalado en territorio fronterizo ecuatoriano.

Bermúdez advirtió que en las conversaciones con Falconí no se habló de una posible reunión entre los presidentes Alvaro Uribe y Rafael Correa.

"Esa reunión no tiene fecha. Eso no se concretó en la hoja de ruta. Eso depende de ellos", observó.

"El objetivo final no es que se reúnan los presidentes. El objetivo final es normalizar las relaciones", adujo el canciller colombiano.

A la pregunta de cuáles fueron los "temas sensibles" que se plantearon en las reuniones, Bermúdez mencionó tres: la situación de orden público en la frontera, el ataque colombiano al territorio ecuatoriano, y el hecho de que un juez ecuatoriano emitiera una orden de captura en contra del ex ministro colombiano Juan Manuel Santos.

El funcionario agregó que un factor que hasta ahora ha ayudado en los encuentros es la buena relación suya con Falconí. "La relación personal es excelente con el canciller Falconí y eso ha ayudado mucho", dijo. Pero, según Bermúdez, ha habido otro aspecto más importante aún: "la buena voluntad de los dos países... porque esto es un proceso de recuperación de confianza".

El ministro de Exteriores finalmente señaló que en 15 días empezarán a trabajar las comisiones de los dos países y que en octubre se nombrará a los encargados de negocios de Ecuador y Colombia.


(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?