| 8/15/2008 12:00:00 AM

Camioneros de Colombia retoman diálogo con Gobierno por huelga

BOGOTA - Los líderes de los camioneros de Colombia reanudaron el viernes el diálogo con el Gobierno, en busca de un acuerdo para levantar una huelga de dos semanas que mantiene estancado el comercio internacional en el principal puerto del país y que ha provocado escasez de alimentos.

Los dirigentes de la Asociación Colombiana de Camioneros (ACC), que piden alivios en materia crediticia y el cumplimiento de una tabla de fletes, comenzaron una reunión con el presidente Alvaro Uribe, después de que fracasaron las negociaciones con el ministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego.

La huelga de los camioneros ha ocasionado el desabastecimiento de alimentos y ha afectado algunas exportaciones, como las de café.

Colombia es el tercer productor mundial de café después de Brasil y de Vietnam.

"Estamos en el Palacio de Nariño (Presidencia) ahora. Ojalá que lleguemos a un acuerdo hoy," dijo a Reuters Nemesio Castillo, presidente de la ACC.

Las conversaciones de los camioneros con el Gobierno se rompieron el jueves después de que el Gobierno no accedió a derogar una resolución relacionada con la tabla de fletes.

El puerto de Buenaventura, sobre el Océano Pacífico y que mueve más de la mitad del comercio internacional del país, mantiene su capacidad de almacenamiento cerca del tope, por lo que los envíos de café desde esa terminal marítima están paralizados.

El Gobierno, en un esfuerzo por minimizar el impacto de la huelga, ordenó a las Fuerzas Militares y de Policía escoltar caravanas de camiones que no acataron la orden de paro para evitar ataques de otros transportistas en las principales ciudades del país.

La ACC sostiene que en la huelga participa la mayoría de sus 145.000 afiliados, pero el Gobierno dice que la cifra es menor.

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?