| 6/26/2009 12:00:00 AM

Café sube tras fuerte caída

Los futuros de café robusta subían levemente el viernes en Londres con el mercado luciendo listo para consolidarse luego de una fuerte caída en las últimas semanas, dijeron operadores.

LONDRES  - El azúcar sin refinar bajaba y podría tocar niveles de soporte clave, mientras que el cacao también descendía debido a que los inversores tomaban ganancias y porque la fortaleza de la libra esterlina afectaba el mercado en Londres, agregaron.

Los futuros de café robusta perdieron unos US$300, o casi un 20 %, en dos semanas afectados en parte por fundamentos bajistas con el suministro superando la demanda.

"Estoy encontrando un poco difícil ser positivo ahora que las ruedas del vagón parecen haberse salido en ambos mercados", dijo un operador de café.

El contrato de café robusta para entrega en septiembre en Londres subía US$10, a US$1.323 por tonelada a las 1243 GMT, habiendo tocado un mínimo de US$1.250 el jueves. El arábigo para septiembre en Nueva York trepaba US$0,0,05, a US$1,2030 por libra.

Los precios del robusta se han desplomado en Vietnam e Indonesia, llevando a que los agricultores retengan inventarios.

En tanto, el referencial de azúcar sin refinar para octubre en la ICE retrocedía desde los máximos del contrato el jueves, y los operadores veían un riesgo de que los precios puedan caer hacia niveles de soporte clave de alrededor de US$0,17 por libra.

Los futuros de azúcar sin refinar para octubre en la ICE caían US$0,15 , a US$17,55, comparado con el máximo de US$17,73 del contrato registrado en la víspera.

Los futuros de azúcar blanca para agosto en Londres perdían US$2,3 , a US$449,6 por tonelada.

El cacao para septiembre en Londres cedía 18 libras esterlinas, a 1.631 libras mientras que el cacao para septiembre en la ICE avanzaba US$4 , a US$2.560 la tonelada.

 

 


(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?