| 7/18/2007 12:00:00 AM

Bolivia cierra millonaria negociación con siderúrgica india

El vicepresidente Alvaro García informó a periodistas que la firma del contrato estaba prevista para el miércoles en la noche en la ciudad oriental de Santa Cruz con la presencia del mandatario. "Este es un gran día para el país y Santa Cruz. Esta noche se firmará el contrato para la explotación e industralización del Mutún", dijo.

La Paz.- El gobierno del presidente Evo Morales cerró negociaciones el miércoles con la siderúrgica india Jindal Steel and Power para la explotación de un rico yacimiento de hierro en el sudeste de Bolivia, que será el mayor proyecto minero de los últimos años con inversiones estimadas en 2.000 millones de dólares.


Jindal se adjudicó una licitación en junio del año pasado para explotar el 50% del Mutún, una gigante montaña de hierro situada en la frontera con Brasil y con reservas estimadas en 40.000 millones de toneladas. Entonces, anunció inversiones por más de 2.000 millones de dólares en los primeros 10 años de explotación y la creación de unos 1.500 empleos.

Pero la firma del contrato demoró 13 meses y tropezó con múltiples obstáculos. Su concreción es presentada por el gobierno como un triunfo político tras la nacionalización de los hidrocarburos que decretó Morales en mayo de 2006. "Es la inversión más grande en nuestra historia económica", dijo García.

La siderúrgica india anticipó que se propone producir 1,4 millones de toneladas métricas de acero laminado cada año. Ejercerá derechos de explotación e industrialización de la mitad del cerro durante 20 años y en los siguientes 20 deberá compartir responsabilidades con el Estado.

García anunció que Morales presidirá un festejo en la pequeña ciudad de Puerto Suárez, a 900 kilómetros al sudeste de La Paz, donde está localizado el yacimiento.

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?