| 11/29/2011 4:40:00 PM

Berlín y París rivalizan por el puesto de economista jefe en el BCE

Alemania y Francia rivalizan por imponer su candidato para el cargo de economista jefe del Banco Central Europeo (BCE), que quedará vacante a finales de este año con la salida del alemán Jürgen Stark.

Según informa el diario alemán "Handelsblatt" en su edición de hoy, "entre Alemania y Francia existe una lucha de poder por ocupar uno de los cargos más altos en el BCE".

"Berlín y París formulan las mismas reivindicaciones al puesto de economista jefe del BCE", según el "Handelsblatt", que cita a fuentes gubernamentales y de la entidad monetaria.

Otra persona conocedora de las negociaciones dijo al rotativo que no es seguro que Jörg Asmussen, hasta ahora secretario de Estado de Finanzas, vaya a sustituir a Stark en el comité ejecutivo del BCE, como lo daba pro seguro el Gobierno de Berlín.

Asmussen entró en el ministerio en 1996 a los 30 años, tras haber estudiado economía en Bonn con el expresidente del Bundesbank Axel Weber.

Desde entonces, ha trabajado con cinco ministros de tres partidos distintos, siempre en el terreno de la política monetaria.

El Gobierno alemán consideraba hasta ahora que Asmussen sustituiría de forma automática a Stark, quien anunció en septiembre su retirada antes de que concluya su mandato debido a motivos personales, pero era conocida su oposición a que el BCE compre deuda soberana de los países de la zona del euro que tienen dificultades de financiación.

Francia propone ahora a Benoit Coeuré, economista jefe del ministerio de Finanzas francés.

A comienzos de octubre el Consejo de Gobierno del BCE mostró su conformidad con el nombramiento de Asmussen como sustituto de Stark como economista jefe de la entidad, un puesto de gran influencia y prestigio.

El italiano Lorenzo Bini Smaghi informó el 10 de noviembre de que abandonará su cargo en el Comité Ejecutivo del BCE antes de que finalice su mandato el 31 de mayo de 2013.

Desde entonces el Gobierno francés busca un candidato que podría torpedear las reivindicaciones de Alemania al puesto de economista jefe de la entidad, según "Handelsblatt".

La disputa entre Berlín y París surge en un momento difícil para el BCE en el que ha recibido muchas presiones políticas para que compre deuda soberana, se supervisa sus funciones futuras, así como su papel en la crisis de endeudamiento de la zona del euro.

Alemania está muy interesada en el cargo de economista jefe del BCE y considera que Asmussen influirá en el BCE para garantizar la cultura alemana de estabilidad.


EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?