| 7/27/2007 12:00:00 AM

Avianca certificada como centro de instrucción aeronáutica

Dicha certificación -sustentada en el cumplimiento de los estándares emitidos por la Organización de Aviación Civil Internacional, OACI- y de la norma FAR 147, le permite a la Aerolínea impartir formación y entrenamiento a otros operadores aéreos, así como actualizar las licencias técnicas requeridas por los profesionales del sector, previstas dentro del Reglamento Aeronáutico Colombiano, RAC.

Bogotá.- Avianca recibió el aval de la Aeronáutica Civil de Colombia como “Centro de Instrucción Aeronáutica”, convirtiéndose en la primera y única aerolínea en América Latina certificada para impartir instrucción especializada, a técnicos propios y de otras líneas aéreas nacionales y extranjeras, para la reparación de aeronaves y motores.

En coherencia con lo anterior, Avianca está certificada para formar Técnicos Aeronáuticos en la flotas: Boeing 767, Boeing 757, McDonnell Douglas MD-83, Fokker-100, Fokker-50, Airbus 320, ATR-42, Dehavilland (Twin-Otter) DHC6 y DHC7, así como especialistas en reparaciones estructurales de aeronaves, sistemas hidráulicos, reparación en hélices y sistema de ingles técnico aeronáutico.

Para recibir la certificación conocida como UAEAC CCI-025, Avianca debió presentar y sustentar ante la Autoridad Aeronáutica, las políticas de entrenamiento que guían los programas del centro de instrucción y de la Compañía como operadora aérea.

 

 De igual forma, la Aerolínea presentó la estructura de los programas correspondientes a los 10 tipos de flota en los que fue autorizada como instructora, así como de los programas que hacen parte de la especialización en talleres, licencias técnicas, y adecuación de áreas para el trabajo de campo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?