| 6/4/2010 8:40:00 AM

Autoridades de G-20 hacen públicos temores sobre economía

Importantes autoridades financieras del mundo mostraron una franqueza poco común el viernes al manifestar sus temores a que los problemas financieros y bancarios de la zona euro puedan retrasar la recuperación económica global.

Busan, Corea del Sur.- Los problemas de Grecia y otros países europeos con altos niveles de deuda dominaron las conversaciones previas a un encuentro de ministros de Finanzas y representantes de bancos centrales de los países del Grupo de los 20, comentó el ministro de Finanzas canadiense, Jim Flaherty.

"Para asegurar una recuperación contínua, es esencial que Europa componga su sistema bancario. Es esencial que algunos países europeos vulnerables lleven adelante planes importantes de consolidación fiscal y lo hagan de manera correcta", dijo Flaherty a reporteros en la ciudad surcoreana de Busán. En general, los encuentros del G-20 suelen ser una oportunidad para que las autoridades irradien confianza, especialmente cuando los mercados financieros se encuentran sometidos a presión, como en este momento. Pero Flaherty no fue el único en expresar cautela. "No podemos darnos el lujo de ser complacientes", dijo el ministro de Finanzas surcoreano, Yoon Jeung-hyun, en la sesión inaugural del foro.

"Sin acciones continuas y permanentes de nuestra parte, la recuperación podría no seguir bien encaminada y podríamos no ser capaces de lograr un crecimiento fuerte, sostenible y balanceado", señaló. El ministro de Planificación de Sudáfrica, Trevor Manuel, dijo que no podía pensar en un momento más desafiante que el actual para el G-2O. Esta reunión, agregó, es una oportunidad para tomar decisiones con el fin de desterrar el fantasma de una recaída en la recesión. "Es importante que todos entendamos cuán frágil es la recuperación", dijo Manuel.

Mientras los ministros trabajaban, botes policiales patrullaban en las cercanías del hotel costero. Las autoridades han incrementado la seguridad en la ciudad puerto ante la tensión política en la península coreana luego de que Seúl acusara a Pyongyang de hundir uno de sus buques de guerra.

Después de que Grecia se viera imposibilitada de acudir a los mercados internacionales en busca de fondos, sus pares de la zona euro crearon un paquete de ayuda para el país por 110.000 millones de euros. Además, la zona euro junto al Fondo Monetario Internacional establecerán una red de seguridad financiera por 750.000 millones de euros (910.000 millones de dólares) para otros países miembros que tengan elevados niveles de deuda y que no puedan encontrar compradores para sus bonos.

Una reestructuración obligada de deuda soberana generaría fuertes pérdidas en los bancos de la zona euro. En un primer momento, los inversores respondieron con entusiasmo al paquete de rescate, pero desde entonces el euro se ha hundido en medio de la preocupación por la capacidad no sólo de Grecia, sino también de países como Portugal y España, de corregir sus déficits presupuestarios. Los mercados bursátiles del mundo se han visto sacudidos por la perspectiva de que los problemas de Europa puedan retrasar la recuperación de la peor crisis financiera mundial desde la década de 1930.

"Justo cuando pensábamos que habíamos salido de los problemas, vemos nubes en el horizonte", comentó a Reuters el director gerente del Banco Mundial, Ngozi Okonjo-Iweala.

Pero durante su viaje a Busán, el secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, se mostró confiado en que la economía global es lo suficientemente fuerte como para superar los problemas de Europa. "La economía global entró a este período de incertidumbre respecto a Europa con un impulso y un crecimiento subyacente más sólidos que los que muchos esperaban, y estamos en una posición mucho más sólida para superar esto", opinó Geithner a la cadena de televisión CNBC.

Refiriéndose al otro tema principal en la agenda del fin de semana, Geithner dijo que el G-20 comparte el compromiso sobre la necesidad de fijar patrones comunes en los mercados financieros globales de manera de restringir algo de las tomas de riesgo que avivaron la crisis del 2007-2008. La feroz oposición de Canadá, entre otros, ha torpedeado la idea impulsada por países europeos de crear un impuesto bancario global para solventar futuros rescates. Los contribuyentes de los países ricos debieron aportar billones de dólares para rescatar a sus bancos golpeados por la crisis. En lugar de esto, los ministros de Finanzas trabajarán en un conjunto de alternativas para que sus líderes políticos las suscriban en una cumbre que se realizará a fines de mes en Toronto, con el objetivo de hacer compromisos más específicos en una cumbre que se realizará en noviembre en Seúl.

"Los sectores bancarios de los diferentes países están en situaciones distintas. Por esto, no habrá una política general", dijo Sakong Il, encargado de la comisión presidencial del G-20.

(1 dlr=0,8223 euros)

 

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?