| 8/1/2010 12:00:00 PM

Arabia Saudí quiere suspender el servicio de chat Blackberry Messenger

Las autoridades saudíes han pedido a las compañías de telecomunicaciones que suspendan el servicio de chat Blackberry Messenger, aunque aún no han anunciado la medida oficialmente

La fuente, que solicitó el anonimato, dijo a Efe que la decisión se anunciará en las próximas horas y que afectará al servicio Blackberry Messenger, cuyo uso será prohibido.

La fuente explicó, además, que en los últimos meses, las autoridades religiosas del reino wahabí han presionado a las compañías de telecomunicaciones para que suspendan este servicio por motivos morales y de seguridad.

En los últimos dos meses, la Policía saudí ha perseguido a los usuarios de Blackberry Messenger en los lugares públicos y han requisado sus teléfonos móviles al suponer que utilizaban este servicio con motivos inmorales, agregó la fuente.

Se calcula que en Arabia Saudí hay al menos 800.000 usuarios de Blackberry.

Por su parte, un experto en telecomunicaciones saudí, Musaed al Qahtani, apuntó a Efe que la decisión de suspender ese servicio de Blackberry ha sido comunicada a las compañías del sector "de una manera muy limitada" para evitar la influencia negativa de la noticia en las acciones de las empresas que cotizan en Bolsa.

Al Qahtani destacó que la medida ha sido adoptada debido a la gran popularidad de Blackberry Messenger entre los jóvenes y opinó que si su uso se limitara a fines empresariales no se hubiera prohibido.

Esta mañana, la Autoridad Reguladora de las Telecomunicaciones en los Emiratos Árabes Unidos anunció también que desde el 11 de octubre próximo quedarán suspendidos los servicios de internet de Blackberry por no cumplir con las disposiciones locales. EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?