| 9/16/2005 12:00:00 AM

Alza del crudo atenta contra erradicación de la pobreza

El presidente de Colombia, Alvaro Uribe, se mostró preocupado por el impacto que el alza del crudo pueda tener en la población.

Varios países en desarrollo, entre ellos algunos de Latinoamérica y el Caribe, advirtieron en la ONU de que la fuerte subida del precio del petróleo pone en peligro el cumplimiento de los Objetivos del Milenio.



Durante el debate de la 60 Asamblea General de la ONU, muchos gobiernos alertaron que los altos precios del crudo podrían llegar a ser un factor de desestabilización social en los países no productores.



Algunos como Panamá, Colombia(?) y Honduras explicaron que se han visto obligados a recortar programas sociales para poder mantener el flujo de importación de crudo, que se ha revalorizado un 60% este año.



El presidente de Colombia, Alvaro Uribe, se mostró preocupado por el impacto que el alza del crudo pueda tener en la población.



Pero lo más grave de todo, dijo, es que obligará a los países "a reorientar sus recursos hacia el petróleo y desatender los Objetivos de Desarrollo del Milenio", que buscan reducir la pobreza.



Por ello, pidió al secretario general de la ONU, Kofi Annan, con quien mantuvo una reunión, que interceda para que la comunidad internacional ayude a los países más afectados por la crisis petrolera.



"Deben ayudarnos a pagar esa factura, a buscar petróleo en nuestros territorios, así como fuentes alternativas de energía", agregó.



Detrás de esta revalorización, se encuentra la elevada demanda de algunas economías en desarrollo, especialmente China y la India, la falta de capacidad disponible de los países productores y los efectos devastadores en el Golfo de México del huracán Katrina.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?