| 11/27/2011 3:43:00 PM

Alemania crea un bosque de árboles que irán floreciendo a lo largo de la FIL

Alemania, invitado de honor en la XXV edición de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), presentó hoy un pabellón que representa un bosque con siete árboles sin hojas que irá floreciendo con el paso de los días durante la cita literaria.



En los 680 metros cuadrados que le han cedido los organizadores a Alemania hay este año un gran "pabellón circular" con siete árboles de madera, elegidos por ser un símbolo "muy simple y fácil de entender" para que la gente se reúna.

Los árboles son espacios a cuya sombra a menudo las personas se sientan a leer y se relajan, explicó en entrevista con Efe la arquitecta Sabine Weismuller, diseñadora del impresionante pabellón, el mayor de los construidos este año.

Cada uno de los "plantados" en Guadalajara tiene un tema asociado, "Pensar en Alemania", "La historia interminable", "Enseñar el futuro" o "Coleccionando mundos", entre otros, y quienes se acerquen a ellos podrán pedir unas "hojas" de papel en las que escribir pensamientos o mensajes relacionados con ellos que se irán subiendo a los árboles a lo largo de cada día de feria.

"La idea es que los árboles vayan floreciendo y al final de la FIL esperamos tenerlos llenos de hojas", dijo Weismuller.

Recordó que en la tradición alemana a la gente le gusta pasear por los bosques y que en ellos es frecuente encontrar mensajes de amor grabados, o signos que indican al caminante qué tiene delante o hacia donde ir.

El pabellón, donde domina el blanco, "como en una página vacía", pretende ser un espacio abierto a la imaginación y el cruce de ideas, que será iluminado cada día desde lo alto con luces de colores, indicó la arquitecta germana.

En el centro del mismo está "el árbol de la poesía", donde cada día escritores alemanes y mexicanos tienen previsto desarrollar algunas actividades con el público.

También se ha instalado en él un "Textbox", una cabina en la cual los artistas alemanes Bas Bottcher y Dalibor bailarán "poesía rapera", una visión más moderna de la Alemania actual.

El pabellón fue fabricado con materiales baratos, íntegramente en México, pero utilizando y aplicando al diseño del mismo nuevas tecnologías.

En él hay también cuatro pabellones destinados a colecciones diversas, una de literatura infantil, otra a la arquitectura verde y la economía sustentable, una tercera, de los libros del año en Alemania, y el cuarto a los que han sido premiados en distintos certámenes.

Otro espacio más está dedicado a varios escritores alemanes que en el pasado se exiliaron en México.

En total en el pabellón alemán hay previstas medio centenar de actividades que tratarán de acercar al público a una literatura que ha dado en los últimos años grandes nombres como Gunther Grass o Herta Müller, quien está presente en la FIL 2011.

Aparte de la Nobel de Literatura de 2009 a México se ha traído a escritores más jóvenes que forman "a la generación de la Alemania de hoy", explicó a Efe Marifé Boix, vicepresidenta de la Feria de Fráncfort, que junto con el Instituto Goethe está a cargo del programa alemán.

La delegación germana, formada por más de 300 personas, realizará además otras actividades fuera del pabellón y del recinto de la Expo Guadalajara, entre las que destacan un foros sobre el futuro del libro, la digitalización, el aprendizaje con dispositivos móviles, y la relación de Alemania con América Latina.

La XXV edición de la FIL que hoy comenzó concluirá el próximo 4 de diciembre y se espera que por ella pasen más de 600.000 personas entre autores, profesionales del libro y público en general.
EFE


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?