| 7/18/2008 12:00:00 AM

Aerolínea Quantas recortará 4% de su nómina.

SIDNEY - Qantas, la principal aerolínea australiana, recortará 1.500 puestos de trabajo y prescindirá de su plan de crecimiento para el próximo año, indicando que su negocio estaría en riesgo si no contrarresta el alza de los precios del petróleo.

El plan para reducir su plantilla de 36.000 trabajadores en 1.500 puestos -un 4 por ciento de su fuerza laboral- es la quinta vez que la aerolínea se ajusta el cinturón en tres meses. Previamente subió dos veces las tarifas y recortó otras tantas la capacidad de vuelo.

Las aerolíneas afrontan a nivel mundial lo que denominan una "tormenta perfecta" por la escalada de los precios del petróleo, y las operadoras están recortando empleos y cerrando rutas ante el avance de las pérdidas.

"Esta es una de las industrias más duras," dijo a los periodistas el presidente ejecutivo de Qantas, Geoff Dixon.

Qantas también cortó su previsión de crecimiento de capacidad para 2008/09 a cero, desde el 8 por ciento anterior, y dijo que abandona la idea de contratar a 1.200 personas más y cerrará los centros de atención telefónica al cliente en Tucson y Londres.

De acuerdo a la Asociación Internacional de Transporte Aéreo, si los costos del combustible siguen a los niveles actuales las aerolíneas del mundo perderán más de 6.000 millones de dólares este año.

El alza en el costo del combustible ha llevado a las aerolíneas estadounidenses a recortar más de 20.000 puestos de trabajo este año, según un reporte de la consultora laboral Challenger, Gray & Christmas Inc.

Y al menos siete aerolíneas pequeñas de Estados Unidos han pedido protección por bancarrota o dejaron de operar este año. Julius Maldutis, de la consultora Aviation Dynamics, predice que otras 9 o 10 se acogerán a la misma protección en los próximos meses.

(Reuters)
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?