| 11/8/2007 12:00:00 AM

$52 mil millones para créditos a papicultores

A través de una línea especial de crédito, los productores de papa podrán obtener préstamos por un monto máximo de 30 millones de pesos. Los empréstitos se colocan a una tasa de interés del DTF menos 2 por ciento, con plazos de hasta 3 años, incluido 1 de gracia.

Bogotá.- El ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Andrés Felipe Arias, anunció la apertura de una línea especial de crédito por 52 mil millones de pesos, para beneficiar a los productores de papa de todo el país.

De acuerdo con el funcionario, los papicultores pueden obtener recursos crediticios por un monto máximo de 30 millones de pesos, por cada beneficiario, con el fin de que los recursos disponibles puedan alcanzar para la mayor cantidad de productores.

Arias Leiva señaló que esta nueva línea de crédito va dirigida a financiar capital de trabajo y consolidación de pasivos.

Los préstamos cuentan con una tasa de interés del DTF menos 2 por ciento, con plazos de hasta 3 años, incluido 1 año de gracia. El Gobierno subsidiará la tasa hasta por un costo fiscal de 13 mil millones de pesos.

Hasta septiembre de 2007 al sector papicultor colombiano se le han otorgado 2 mil 736 créditos por 21 mil 495 millones de pesos. El 74 por ciento de estos recursos fueron para pequeños productores.

Según el Ministro Arias, en la actualidad se presenta una sobreoferta de papa que ha incidido de forma directa en la reducción de los precios del tubérculo.

La situación obedece a factores como el incremento de rendimientos en los cultivos, por nuevas variedades de papa; poca capacidad de almacenamiento, lo cual agrava el problema porque se trata de un producto perecedero; y porque hay excedentes de exportación que no se están movilizando a su mercado natural, que es Venezuela.

 

 

SP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?