| 2/1/2007 12:00:00 AM

2007, uno de los mejores años de la construcción

Se mantienen los incentivos tributarios a la actividad edificadora, tras ser aprobada la reforma tributaria en diciembre pasado.

Medellín.- Este 2007 se proyecta como uno de los mejores años para la actividad edificadora, continuando con el ritmo ascendente que ha presentado la construcción en los últimos años.

Eduardo Loaiza Posada, gerente de Camacol Antioquia, explicó que son tres las variables importantes que incidirán positivamente para que se continué por la senda del crecimiento: La prolongación de los incentivos a la construcción, el panorama positivo en las bajas tasas de interés del crédito hipotecario y el buen comportamiento de los indicadores macroeconómicos en Colombia.

Los nubarrones que se posaban por los posibles efectos negativos de la reforma tributaria aprobada el año pasado desparecieron. Al mantener intactos los incentivos a la construcción, se asegura un crecimiento sostenido e igualmente se protege y estimula un sector fundamental como es la Vivienda de Interés Social, VIS.

Algunos de los incentivos a la construcción son: Las Cuentas AFC, Ahorro para el Fomento de la Construcción, devolución de IVA de materiales de construcción, incentivo por colocación de vivienda social para los bancos de manera que se pueden mantener las tasas bajas y apoyos a la titularización, entre otros.

Dichos beneficios fueron logrados tras un trabajo intensivo entre el gremio y el Gobierno durante los años 2000 y 2001, para dar un impulso al sector. Su conservación da señales claras al mercado sobre la estabilidad en las reglas de juego una petición reiterada por parte de los empresarios. Fue la mayor ganancia obtenida en el 2006, apuntó Loaiza Posada.

Esta situación permitió estabilidad en las tasas de interés, pues la banca había afirmado que si se presentaban cambios en la reforma tributaria en este sentido, se verían en la necesidad de aumentar las tasas. Con la estabilidad en las reglas de juego, el sector financiero no se espera modificación en las tasas de interés, las cuales presentan niveles históricamente bajos.

Como ya se dijo, las tasas bajas, es un crédito hipotecario barato que permitirá a mayores personas acceder a él.

Es de anotar que el 60% de los créditos tomados en año anterior, corresponden a cuota fija en pesos, lo cual elimina cualquier riesgo de variación de la cuota o del saldo que comprometa la capacidad de pago de las personas.

A ello se suma, que todas las variables macroeconómicas del País de las cuales depende el sector son favorables: Inversión extranjera alta, exportaciones crecientes y el consumo interno y producción industrial ascendente.

Este dinamismo en la actividad edificadora debe reflejarse en más empleos, crecimiento del Producto Interno Bruto, PIB, y en incrementar el volumen de ventas de los insumos de materiales de construcción.

El sector sigue siendo el jalonador de la economía nacional. Las cifras que revelan su buen momento son superiores a las registradas por el sistema financiero, el sector agropecuario, comercio y servicios, entre otros. Adicionalmente, es el sector con mayor rentabilidad, como inversión segura.

El 2006, el segundo mejor año de la construcción
Las perspectivas para este año son alentadoras, consecuencia de un 2006 más que satisfactorio catalogado por Camacol Antioquia como el segundo mejor año para la construcción medido en ventas de vivienda nueva. El primero fue 2003, año en que el sector se encontraba en plena recuperación.
El giro positivo se registró en marzo de 2006 cuando se anunciaron bajas en las tasas de interés, lo cual permitió que más personas pudieran acceder al crédito, por la disminución del costo del crédito hipotecario, en un 25% en promedio.

Conocida la noticia, las solicitudes de crédito aumentaron significativamente redundando en un balance más que alentador.

El 2006 cerró con 15.228 unidades de vivienda vendidas en el Valle de Aburrá y el Oriente cercano, cifra superior a las 12.163 unidades vendidas en 2005.

Las ventas realizadas en el sector en vivienda durante el 2006 ascendieron a $1.5 billones; con ventas en unidades superior al año 2.005 en un 25%. Por su parte, los datos de metros cuadrados alcanzan el millón trescientos mil. De los cuales, un millón cien mil, corresponden a vivienda y mas de 190 mil a edificaciones no residenciales como son hoteles, bodegas y oficinas entre otros. El aumento en otras edificaciones, durante el 2006, fue superior al 25%, frente al año 2005.

En la actualidad el sector pre-vende para construir, lo que significa que se construirá en el 2.007 lo vendiendo en el 2.006. En consecuencia, durante el 2007 se espera un incremento en la actividad edificadora.
Los sectores más dinámicos en vivienda fueron: Belén, Envigado y el Poblado. Las mayores solicitudes se presentaron en los sectores de clase media, viviendas de $60 millones en adelante.

Las cifras dan cuente que la VIS, protagonista hasta hace algún tiempo, ha perdido terreno ya que muestra una participación levemente superior al 30 %, guarismo menor si se compara frente a niveles de 2002 cuando el porcentaje alcanzado ascendió al 62% del total de la vivienda.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?