| 12/16/2005 12:00:00 AM

2005: Alza petrolera pasa factura a América Latina

Los países afectados están buscando fuentes de energías alternas y renovables, que apenas están en fase experimental en buena parte de la región.

Las quejas en muchos de los países latinoamericanos fueron casi las mismas durante el 2005: altos precios de los combustibles, incrementos de tarifas del transporte público y alimentos más caros.

La escalada en los precios del petróleo en el mercado internacional golpeó por igual las arcas de los países de la región con economías pequeñas y dependientes de las importaciones del hidrocarburo. También sacudió los bolsillos de los consumidores.

Un viejo acuerdo de suministro de petróleo entre México y Venezuela con países de Centroamérica y algunos del Caribe no evitó el impacto socioeconómico.

Y con semejante golpe en sus economías, los países afectados están buscando fuentes de energías alternas y renovables, que apenas están en fase experimental en buena parte de la región.

La percepción en general es que la tendencia alcista se mantendría en el 2006, básicamente en los primeros meses. No obstante, los pronósticos, en un mercado tan sensible y especulativo, no siempre se cumplen y factores geopolíticos, la demanda y el clima son decisivos.

"Por ejemplo, al iniciar el 2005, el precio del barril del West Texas Intermediate (WTI, crudo de referencia en la Costa del Golfo de Estados Unidos) se cotizó a 42 dólares, pero meses después, el 1 de septiembre, ya alcanzaba los 70 dólares", recordó el presidente de la Refinería Costarricense de Petróleo, Litleton Bolton, ante una consulta de la AP.

El paso de los huracanes, incluyendo el devastador Katrina, estremeció el mercado. Los analistas resaltan que Estados Unidos abasteció casi el 18% de petróleo y/o derivados a la región durante el 2004.

Con los precios por las nubes, los países centroamericanos --Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá-- así como los del Caribe, a excepción del productor Trinidad y Tobago, y varias naciones de Sudamérica, como Paraguay, Uruguay y Bolivia, tuvieron que gastar más en petróleo.

De acuerdo con informes de la CEPAL, la factura petrolera en el caso de Centroamérica superará en el 2005 los 4.500 millones de dólares, un 20% más de lo comprado en el 2004. La inflación se incrementará en casi toda la zona.

Paraguay y Uruguay debieron gastar en el 2005 unos 400 y 800 millones de dólares en petróleo, respectivamente. Bolivia exporta gas, pero necesita comprar diesel.

"De acuerdo a los especialistas en el tema, los precios del petróleo continuarán en rangos altos comparado con el pasado, debido a una capacidad de reserva de producción bastante débil, por el aumento de la demanda, aunado con los problemas de capacidad limitada de refinación", planteó a la AP el jefe de la Unidad de Energía de la CEPAL, Fernando Cuevas.

"Tenemos pocas expectativas de que los precios bajen", coincidió el ministro de Hidrocarburos de Bolivia, Mauricio Medinacelli. "Las proyecciones indican que subirá por encima de los 60 dólares por barril".

Venezuela y México, los dos grandes productores, están lanzando sus iniciativas por separado para darle una mano a la región, pero aún falta mucho para conocer los verdaderos frutos.

El presidente venezolano Hugo Chávez lanzó Petrocaribe y Petrosur, con las que busca otorgar facilidades de pago para atenuar el costo de la factura.

México propuso impulsar la integración energética con Centroamérica y algunos países del Caribe como República Dominicana mediante la construcción de una refinería, una planta de electricidad y una gasificadora.

Ambos impulsan desde 1980 el Pacto de San José, mediante el cual suministran crudo en condiciones preferenciales a países de Centroamérica y varios del Caribe, pero el canciller mexicano Luis Derbez advirtió que ese acuerdo "es muy inoperante en la situación actual".

Gloria Villa, directora de Energía de Costa Rica, coincidió al señalar que aunque hay pactos vigentes "ninguna nación está recibiendo el combustible a precio preferencial. Todos compramos según el precio internacional".

El director nacional de Hidrocarburos de Panamá, Wolfram González, dijo a la AP que para Panamá, cuyas compras de petróleo las hacen empresas transnacionales, el pacto no es de utilidad. "Además, proporciona crudo y nosotros no tenemos refinerías".

Golpeados por el petróleo, los países están ahora más interesados en buscar fuentes energéticas alternas.

En Costa Rica se afinan detalles para implementar a fines del 2005 y durante el 2006 el plan piloto para el suministro de gasolina regular mezclada con un margen inicial de hasta un 7,5% de etanol que se obtiene de la caña de azúcar en algunas estaciones del servicio público.

Guatemala impulsará la industria azucarera para producir alcohol para carburantes, mientras que Paraguay incentiva el cultivo del cocotero con miras a producir biodiesel. Panamá le apunta a un gasoducto con Colombia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?