| 2/7/2016 12:00:00 AM

Un Ferrari de carreras de 1957 subastado en París por US$31 millones

Un Ferrari 335 S Scaglietti que participó en numerosas carreras a finales de los años 1950 y en la década de los 60 fue subastado en París por US$ 31,1 millones.

Este Ferrari -con 480 caballos y que desde 1971 estuvo en la colección de Piere Bardinon, un industrial muy conocido en el mundo del automóvil- se quedó en la parte baja de las estimaciones realizadas antes de que la casa de subastas Artcurial lo sacara a la venta.

Este vehículo quedó lejos del que hasta ahora ostenta el récord mundial, un Ferrari 250 GTO de 1962 que fue adquirido en 2014 por 38,1 millones de dólares.

El coche subastado hoy participó en numerosas carreras, como las 24 horas de Le Mans, donde consiguió el récord de velocidad.

Con él, Ferrari se llevó el título de constructores en 1957 con victorias, por ejemplo, en el Gran Premio de Venezuela.

Es "el mejor Ferrari de los años 50" y "una bestia de carrera", aseguró el director general de Artcurial Motorcars, Matthieu Lamoure.

La casa de subastas pondrá a la venta estos días otros 124 coches, entre ellos un Ferrari 250 GT SWB Berlinetta, cuyo precio se estima entre los 9 y los 12 millones de euros, procedente desde 1989 de la colección del suizo Antoine Midy y desde su fallecimiento de su familia.

También hay un Ferrari Testarossa Spider Valeo de 1986 encargado y construido expresamente para el entonces patrón de Fiat, Gianni Agnelli, en versión descapotable, con un valor estimado de entre 680.000 y 900.000 euros.

Dentro del salón de coches de época Rétromobile que se celebra en París, se va a subastar un total de 361 automóviles de colección, de los que 17 se cree que superarán el millón de euros

(EFE)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?