| 12/19/2008 12:00:00 AM

Número 14

Cada verano desde hace 63 años, la localidad valenciana de Buñol celebra el último miércoles de agosto una batalla de tomates, en la que se reparten 115.000 kilos de esta hortaliza entre los turistas nacionales y extranjeros que asisten a la cita. Viajeros procedentes de Japón, Corea, Bélgica, Australia, Estados Unidos, Italia, Francia o Alemania se dan cita cada verano en esta fiesta, pero la novedad de este año es la presencia de turistas rusos. Entre las 40.000 personas previstas por el ayuntamiento, se ha podido ver a los jugadores de la selección española de waterpolo, que obtuvieron un quinto puesto en los Juegos Olímpicos de Pekín y que han asistido a este encuentro por libre.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?