Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 1/21/2020 5:00:00 PM

Los retos que Colombia supera ante la cuarta revolución industrial

La cuarta revolución industrial tiene como objetivo la transformación de la industria hacia organizaciones inteligentes que usen las nuevas tecnologías como base para su desarrollo. Colombia no se queda atrás y supera los retos para ser parte de esta tendencia.

El concepto “cuarta revolución industrial” fue utilizado por primera vez por Klaus Schwab, fundador del Foro Económico Mundial (WEF) y se refiere a una etapa marcada por avances tecnológicos emergentes.

La cuarta revolución industrial incluye el desarrollo de diferentes áreas como la robótica, la inteligencia artificial (IA), las cadenas de bloques (blockchain), la nanotecnología, el internet de las cosas, la computación cuántica, la biotecnología, la impresión 3D y los vehículos autónomos.

Antes de la cuarta revolución industrial, a través de la historia de la humanidad, se han definido otras tres revoluciones industriales que se definen a continuación: 

  • Primera revolución industrial: en la década de 1760, las sociedades agrarias y rurales comenzaron a transformarse en industriales y urbanas. El desarrollo de la máquina de vapor tuvo un papel esencial en esta etapa, ya que permitió el acceso a la energía hidráulica, lo que fomentó la mecanización de la agricultura y de la producción textil.
  • Segunda revolución industrial: entre 1870 y 1914 se vio un gran crecimiento en las industrias del acero, del petróleo y de la electricidad para la producción en masa. Los avances de esta etapa son el teléfono, el bombillo, el fonógrafo y el motor de combustión interna. Durante esta época Henry Ford produce en masa el innovador Ford Modelo T, un auto fabricado en líneas de montaje.
  • Tercera revolución industrial: es la etapa de los avances tecnológicos que comenzó durante la década de los 80. Los avances más destacados son el computador, internet y todas las tecnologías de la información y las comunicaciones. Con la digitalización, la información que antes se consumía o transmitía de manera analógica, fue sustituida por los medios digitales.

De esta manera llega la cuarta revolución industrial, que pretende fusionar los mundos físico, digital y biológico, impactando todas las disciplinas, economías e industrias e incluso desafiando ideas sobre lo que significa ser humano, de acuerdo con la definición del Foro Económico Mundial. 

La cuarta revolución industrial se enfoca en la optimización de procesos y recursos mediante la recolección y el aprovechamiento de los datos. “Una revolución industrial se caracteriza por el surgimiento de nuevas tecnologías y nuevas maneras de percibir el mundo, que impulsan un cambio profundo en la economía y en la estructura de la sociedad", afirma Schwab.

Se debe tener en cuenta que cada revolución industrial ha sido impulsada por innovaciones tecnológicas que se vuelven lo suficientemente asequibles para escalarse y difundirse y, de esta manera, generar cambios en la sociedad.

Datos de la cuarta revolución industrial

Según el Foro Económico Mundial de 2019, estos son los datos más impactantes de esta revolución industrial:

  • Es más común que las personas tengan celulares que servicios básicos como electricidad y agua. 
  • Los bebés nacidos desde el año 2017 tal vez nunca tengan que conducir un automóvil, ya que estos serán automatizados. Además, no tendrán ayuda en el servicio, sino robots que realicen las tareas cotidianas del hogar. 
  • Gracias a la conectividad, la transformación de la cuarta revolución industrial se está dando mucho más rápido que en las demás revoluciones. 
  • El 90% de los datos se crearon en los dos últimos años: videos, fotos, tuits, entre otros. 

Asimismo, para el año 2025 se predicen estos avances: 

  • El 10% de las personas usarán ropa conectada a internet. 
  • Se pondrá en funcionamiento el primer robot para farmacia en Estados Unidos. 
  • Aparecerá el primer automóvil fabricado con una impresora 3D. 
  • El 5% de los productos de consumo se hará en impresoras 3D.
  • El 90% de la población mundial tendrá acceso a internet. 
  • Los automóviles automáticos concentrarán el 10% de todos los vehículos en Estados Unidos. 
  • Existirá la primera ciudad con más de 50.000 habitantes y ningún semáforo. 
  • Se empleará inteligencia artificial en el consejo de administración de una empresa.

Estos son los pros y contras de la cuarta revolución industrial:

Pros

Contras 

Aparecerán nuevos mercados productivos y profesiones centradas en las nuevas tecnologías. 

Se perderán cinco millones de empleos en quince países industrializados, como consecuencia de la automatización de tareas. 

Gracias a la expansión de internet y de “la nube” se popularizarán las economías colaborativas y se flexibilizará el mercado laboral. 

Aumentará el desempleo de mano de obra no calificada y de labores de tipo administrativo. 

Se reducirán los tiempos de producción, gracias a la automatización de procesos sin errores. 

Se necesitará personal más calificado, difícil de conseguir y costoso. 

Habrá mayor competitividad y procesos industriales que reaccionarán rápidamente a los cambios.

Habrá obsolescencia rápida de maquinaria y tecnologías en las que se han hecho grandes inversiones. 

 Retos y riesgos

El reto mundial está en enfrentar los ‘contras’ de la mejor manera posible para mitigar riesgos y aprovechar el mundo de oportunidades que representa la cuarta revolución industrial.

"La medida en que se maximicen los beneficios y se reduzcan los riesgos dependerá de la calidad de la gobernabilidad, las reglas, normas, estándares, incentivos, instituciones y otros mecanismos que configuran el desarrollo y despliegue de cada tecnología en particular", cita el Informe de Riesgos Globales 2017.

Tom Dietterich y Eric Horvitz, dos de los presidentes de la Asociación para el Avance de la Inteligencia Artificial, enumeraron 3 riesgos principales:  

 

Complejidad del software: el estudio de verificación del comportamiento del software es desafiante y crítico y se han hecho muchos progresos. Sin embargo, la creciente complejidad de los sistemas de IA y su alistamiento en roles de alto riesgo, como el control de los automóviles, los robots quirúrgicos y los sistemas de armas, significa que debemos redoblar nuestros esfuerzos en la calidad del software.

Ataques cibernéticos: los algoritmos de la IA no son diferentes de otros software en términos de su vulnerabilidad al ciberataque. Pero debido a que se les pide a los algoritmos IA que tomen decisiones de alto riesgo, como conducir vehículos y controlar robots, el impacto de los ciberataques exitosos en los sistemas de IA podría ser mucho más devastador que los ataques en el pasado. Antes de poner los algoritmos IA en el control de las decisiones de alto riesgo, debemos estar mucho más seguros de que estos sistemas pueden sobrevivir ciberataques a gran escala.

La IA como aprendiz: además de depender de mecanismos internos para asegurar un comportamiento adecuado, los sistemas de IA necesitan tener la capacidad y la responsabilidad de trabajar con las personas para obtener retroalimentación y orientación. Estos sistemas deben saber cuándo parar y pedir instrucciones y siempre estar abiertos para la retroalimentación.


La IA y la robótica no son sino una de las varias tecnologías emergentes que impactarán a la sociedad.  "La tecnología no es una fuerza exógena sobre la cual no tengamos control. No estamos limitados por una elección binaria entre ‘aceptar y vivir con ella’ o ‘rechazar y vivir sin ella’. En lugar de ello, debemos tomar el cambio tecnológico como una invitación a reflexionar sobre quiénes somos y cómo vemos el mundo", afirma Schwab en su libro “La cuarta revolución industrial”. 

La cuarta revolución industrial en Colombia 

Colombia no se ha quedado rezagada de esta transformación. En abril de 2019 se inauguró en Medellín el Centro para la Cuarta Revolución Industrial, uno de los cinco centros del mundo y el único de Latinoamérica. 

Este centro del Foro Económico Mundial se comporta como una plataforma para la discusión de temas éticos y regulatorios de las tecnologías de la cuarta revolución industrial. Su objetivo es desarrollar marcos legales y políticas públicas para acompañar al país y a sus vecinos en la implementación de proyectos con tecnologías como el blockchain y la IA.

El primer reto del Centro será la experimentación y la regulación: “Creo que uno de esos primeros temas que podríamos trabajar es declarar este sector norte de Medellín como una zona propicia para ensayar nuevas tecnologías y prototipos, lo que podría atraer la inversión de otras empresas”, afirmó Federico Gutiérrez, exalcalde de Medellín. 

De otro lado, se estima que el Centro genere 20.000 nuevos empleos en los próximos tres años. Para suplir la demanda, el presidente Iván Duque incentivó al Sena para que empiece a impartir formación técnica necesaria en la cuarta revolución industrial.

“No esperemos cuatro años a que nuestros estudiantes sean ingenieros; tomemos los últimos tres años del bachillerato para que sean técnicos en programación, en codificación, y que eso repercuta favorablemente en las industrias que están demandando capital humano”, afirmó al respecto el Presidente.

Cabe resaltar que el Plan Nacional de Desarrollo 2018 – 2022 estableció los lineamientos generales para la adopción de tecnologías emergentes por parte del sector productivo en el marco de la cuarta revolución industrial y se definió la construcción de una política de Estado de largo plazo que trace el camino para que Colombia enfrente este desafío.

Por su parte, la ministra de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, Silvia Constaín, afirmó: “Mientras que trabajamos de la mano con el sector privado y con aliados internacionales en estas tecnologías emergentes para mejorar la calidad de vida de nuestro país, también nos concentramos en asegurar que los beneficios lleguen a los 20 millones de colombianos y empresas, sobre todo en áreas rurales, que hoy no cuentan con acceso a internet de banda ancha. El proyecto de ley de modernización del sector de las TIC permitirá que Colombia tenga unas bases sólidas necesarias para participar plenamente en la Revolución 4.0”. 

Así mismo, gracias al programa de Nuevas Experiencias Tecnológicas, desarrollado por iNNpulsa Colombia con el apoyo del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo en 2019, 33 empresas iniciaron acciones para adoptar tecnologías emergentes de la mano de dos firmas consultoras de primer nivel: Ernst & Young y Segen Group.

Estas empresas se encuentran en la etapa de diagnóstico sobre el grado de uso y apropiación de tecnologías de manufactura avanzada y se perfilará un proyecto que permita la adopción de este tipo de tecnologías, como la robótica, la fabricación aditiva, los sistemas de realidad aumentada o virtual, el internet de las cosas, los materiales compuestos y avanzados, el blockchain y la inteligencia artificial. 

Adicionalmente, las compañías beneficiadas conectarán con al menos dos startups, instituciones de investigación y empresas o líderes en tecnología, que tengan la capacidad de ofrecer soluciones.

“Que 33 empresas se hayan comprometido con adoptar y desarrollar tecnologías emergentes es una excelente noticia para la economía colombiana, porque esto les permitirá agregar valor a sus bienes y servicios, ser más competitivas, productivas y sostenibles”, afirma  Ignacio Gaitán Villegas, presidente de iNNpulsa Colombia.

Gaitán agrega que se “abre un camino importante para la generación de empleos mucho más sofisticados, que se traduzcan en mejores ingresos y calidad de vida, lo que contribuye a cerrar las brechas sociales en la población. Estamos convencidos de que los efectos positivos en el mediano y largo plazo de este programa motivarán a que más empresas inicien este camino”.

Estas son las 33 empresas beneficiadas:

  1. Didácticos Pinocho S.A.
  2. Cotecmar.
  3. Casa Luker S.A
  4. Grupo Lopera Ingenieros S.A.
  5. Corporación de la Industria Aeronáutica Colombiana S.A
  6. Acerías de Colombia - Acesco S.A
  7. Anhidridos y Derivados de Colombia S.A. - Andercol
  8. Grupo Familia S.A.
  9. Crystal S.A.S
  10. Arroz Gelvez
  11. Industrias Metalicas Asociadas- Imal S.A.
  12. Global Aim S.A.S.
  13. Industria Licorera del Cauca.
  14. Multidimensionales S.A.S.
  15. Productos Naturales de la Sabana.
  16. Servicios Industriales Técnicos -  Servintec S.A.S.
  17. Cooperativa Colanta
  18. Penagos Hermanos Y Compañía
  19. Incolbest
  20. Industria Cafetera De Nariño
  21. Neroli S.A.S
  22. Facelec S.A.S
  23. Colcerámica S.A.S
  24. Electro Porcelana Gamma S.A.S
  25. Sucroal S.A
  26. Loceria Colombiana S.A.S
  27. Colombiana De Frenos S.A
  28. Procaps S.A.
  29. Gricol S.A
  30. Autobuses Aga De Colombia S.A.
  31. Dynacad S.A.S.
  32. Forjas Bolivar S.A.S
  33. Prebel S.A.    

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.