Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 7/2/2020 7:20:00 AM

Tras la tempestad llegaremos a buen puerto

Ante esta situación imprevisible, la coordinación entre el Estado y el sector privado, así como la solidaridad con los sectores afectados y vulnerables, son claves para afrontar este desafío. Análisis de Olga Lucía Ramírez.

Para nadie es un secreto que la aparición del brote mundial de la covid-19 ha impactado de manera sustancial la economía nacional y mundial, y modificará en gran medida las vidas de los habitantes del planeta. Ante esta situación imprevisible, la coordinación entre el Estado y el sector privado, así como la solidaridad con los sectores afectados y vulnerables son claves para afrontar este desafío. 

Si bien el momento actual está marcado por la incertidumbre y la desconfianza en la producción, comercio y consumo globales, hay que anotar que las medidas implementadas por el Gobierno en materia de continuidad en las operaciones de los puertos marítimos del país han garantizado el suministro de carga y, en especial, de elementos de atención básica para la población durante la emergencia sanitaria. 

Estas medidas, que apuntan a garantizar la disponibilidad de la infraestructura y su correcta operación para este servicio de transporte, han estado acompañadas por la adopción, por parte de los puertos, de todos protocolos sanitarios y de bioseguridad emanados del Ministerio de Salud y Protección Social, siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

Esto ha permitido que los funcionarios públicos y los diferentes actores que interactúan en las instalaciones portuarias del Pacífico y el Caribe colombianos desarrollen sus labores con la menor exposición y riesgo de contagio posibles. La Dimar estima que mucho menos del 1% de las personas que participan de las actividades portuarias y marítimas en Colombia se han contagiado del virus, lo que demuestra el éxito de las medidas implementadas, y evidencia que el país tiene en los puertos otros héroes, hasta ahora inadvertidos, que se han podido proteger para el correcto desarrollo de su labor. 

Lea también: Tras desconfinamiento, Colombia enfrenta un problema grave de demanda

Y es que, si bien la actividad mundial en este sector se ha reducido, no ha parado. En el último mes, el 39% de los puertos en el mundo registraron un descenso de los arribos de las naves de entre un 5% y un 25% (45% en la última semana), y el 6% experimentó un descenso significativo (más del 25%).

En todos los puertos de Colombia, el arribo de barcos internacionales durante el último mes se vio reducido entre un 15% a 20% (menos que el promedio mundial) en comparación con los presentados durante el primer mes después de haberse decretado el cierre de las fronteras marítimas y fluviales. 

Todos estos arribos fueron procesados bajo estricto cumplimiento de las medidas sanitarias, pues contribuyen al abastecimiento y la dinámica económica del país. De estas embarcaciones, principalmente compuestas por buques portacontenedores, de carga a granel y general y tanqueros, entre otros, los principales orígenes estuvieron en países como Estados Unidos, China, Brasil, Argentina y Chile, teniendo como destinos principales las zonas portuarias de Cartagena, Santa Marta, Barranquilla y Buenaventura.

De igual manera, para el mes de abril se estima que se presentó una reducción cercana al 16% en la carga total movilizada en los puertos del país frente al mismo periodo del año pasado, lo que equivale a 2,5 millones de toneladas menos. En cuanto a la carga de exportación e importación, se registró un decrecimiento del 9% en las ventas externas, dentro de las cuales se encuentran principalmente productos como crudo, minerales, café y flores, entre otros.

Para la carga importada hubo una reducción del 26%, principalmente debido a la cancelación de salidas por parte de las navieras que tienen como destino nuestro país, las importaciones estuvieron representadas en combustibles, electrodomésticos, productos de consumo y granos, entre otros; sin embargo, siempre ha existido garantía para las operaciones durante las 24 horas el día y con la permanente capacidad de respuesta para los eventuales incrementos que se produzcan en los arribos de más embarcaciones, especialmente desde aquellos países en donde el confinamiento se ha venido levantando progresivamente y su actividad comercial retoma la vía marítima. En los puertos colombianos, el trabajo nunca se detuvo. 

Durante mayo de 2020, las exportaciones de China se contrajeron un 3,7% en comparación con el mismo período de 2019, mientras que sus importaciones registraron la mayor reducción en los últimos cuatro años, tras decrecer un 16,7% en comparación con el año anterior. Estas cifras se dan a pesar de que el gigante asiático ha sido de las primeros países en retomar su actividad económica después de las medidas de confinamiento y el exitoso manejo para la superación de la crisis derivada de ser el país con uno de los mayores índices de contagios por covid-19. 

Le puede interesar: Hoteles rurales piden reabrir con protocolos de bioseguridad

Es importante tener en cuenta que, de acuerdo con la Ocde, es probable que el tráfico portuario de contenedores y el tráfico de carga aérea sufran nuevas caídas en el corto plazo. Las medidas de la encuesta sobre la fabricación de nuevos pedidos de exportación retrocedieron en los sondeos de febrero y marzo, particularmente en Japón y Australia. Los datos de inversión también son débiles, retenidos en buena parte por la continua incertidumbre y el débil crecimiento futuro esperado. Para afrontarlo, se requieren acciones globalmente coordinadas y más contundentes si se materializan los riesgos a la baja. 

De ahí que en un escenario de reinserción global resulte fundamental que, en el ámbito tecnológico, se cuente con nuevos dispositivos y aplicaciones que permitan realizar análisis de datos que ayuden a la industria.  El desafío será poder adoptar estas nuevas tecnologías con la mayor cobertura posibles en operaciones y personal, conservando todas los requerimientos y estándares de bioseguridad.  

No todo se ve oscuro en el horizonte. El Gobierno mantiene el ánimo y la voluntad para trabajar bajo este nuevo escenario en la necesaria actualización de la hoja de ruta portuaria, a través de la adopción de una política pública que atienda las ya conocidas necesidades y retos del sector, y los nuevos que nacen en esta coyuntura. 

*Viceministra de Infraestructura

EDICIÓN 598

PORTADA

¿Cuáles serán las empresas que podrán impulsar la reactivación?

El tejido empresarial del país está herido, pero no derrotado. Las grandes compañías saben que buena parte de la reactivación está en sus manos y para eso activan proyectos que les permitirán volver a crecer. Estas serán las nuevas locomotoras del país.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.