| 2/17/2019 4:50:00 PM

Denuncian ‘mico’ del Plan de Desarrollo que cambia, otra vez, impuesto a los licores

De acuerdo con los gobernadores, se trata de un trago amargo que no están dispuestos a pasar porque no solo modifica otra vez el impuesto que ya fue acordado por ley en 2016, sino que afecta mucho más al aguardiente y al ron, que son los licores más consumidos.

No cesa la lluvia de críticas a algunos artículos incorporados en el Plan de Desarrollo, que espera aprobar el gobierno de Iván Duque en las sesiones extra del Congreso que comenzaron el pasado 7 de febrero. A las que se han conocido en los últimos días sobre trasladar el manejo del presupuesto de inversión que actualmente tiene Planeación Nacional al Ministerio de Hacienda, recortar los subsidios de energía a los estratos 1 y 2 y eliminarlos para el 3 o facultar al presidente para fusionar o recortar entidades, acaba de sumarse uno más que tiene a los gobernadores del país con los pelos de punta.

Se trata de tres artículos que buscan modificar las tarifas del impuesto al consumo de licores, vinos y aperitivos, tema que los mandatarios califican como un “grave ataque contra las finanzas regionales”.

Los artículos 146, 147 y 148 contemplados en el Plan Nacional de Desarrollo son los que tienen a los gobernadores a punto de pasar “un trago amargo”.

Estos proponen varios cambios a la Ley 1816 que había sido aprobada en 2016, entre otros, aplicar una tarifa única “por grado de alcohol para los licores y aperitivos y otra para vinos y aperitivos vínicos. En la ley de 2016 ya habían acordado que una parte del impuesto se debe determinar sobre el precio de venta de los licores y otra de acuerdo a la cantidad de alcohol que contengan.

Relacionado: Así está el panorama de la industria licorera en Colombia

Al establecer una tarifa única, como la que plantea el Plan de Desarrollo, que propone igualar los impuestos para todos los licores, los mandatarios regionales creen que se sacrifica la equidad “que debe prevalecer en el sistema tributario de los colombianos” pues ya no se cobrará teniendo en cuenta que unos licores son más costosos que otros, sino que pone tabla rasa sobre todos ellos.

En otras palabras, esto implicaría que los licores que tienen un menor precio de venta y a los que accede la mayoría de la población colombiana, como el aguardiente y rones nacionales, tengan que pagar más impuestos; mientras que los licores importados, como whiskys, vodkas y tequilas que normalmente tienen precios mayores, se les disminuya el aporte que realizan al Estado.

"Esto afectaría directamente el mercado, por una tendencia del consumidor a comprar productos importados”, aseguraron los mandatarios a través de un pronunciamiento hecho por la Federación Nacional de Departamentos, FDN, que dirige Carlos Camargo Assís.

No hay unidad de materia

Las fuertes críticas a los tres ‘articulitos’ sobre licores no se refieren solo a los nuevos criterios para fijar impuestos. De acuerdo con el pronunciamiento de los gobernadores, también estarían incurriendo en un error al incluir el tema dentro del articulado de la ley del Plan Nacional de Desarrollo, “pues desconoce el Principio de Unidad de materia de las leyes, ya que como puede verificarse, no existe una conexidad directa y estrecha entre esta norma y los objetivos y metas generales del Plan Nacional de Desarrollo. Es decir, la propuesta constituye una reforma tributaria a uno de los principales impuestos departamentales, sin ningún análisis o impacto de la disposición”.

Así mismo, consideran que este cambio es inadmisible teniendo en cuenta que a mediados de diciembre pasado fue aprobada la nueva Ley de Financiamiento que generó amplios espacios de debate sobre el tema de impuestos, y que tuvo una proposición similar a la que está incluyendo el Plan de Desarrollo, pero que no fue aprobada en el Congreso.

Le puede interesar: Cerveza Andina, el nuevo negocio del grupo Ardila Lülle

“Incluir la modificación -en el Plan de Desarrollo- implicaría un cambio en las reglas para la liquidación del impuesto al consumo de licores en la mitad de la vigencia, sin tener en cuenta los posibles impactos en el recaudo y la eventual afectación en el cumplimiento de los Planes de Desarrollo Departamentales de los actuales gobernadores”, dicen los mandatarios.

La molestia de los gobernadores con el artículo incluido en el Plan de Desarrollo ya llegó hasta el alto gobierno, y en una reunión que se cumplió a mediados de la semana pasada con el viceministro de Hacienda y la Consejera para las Regiones con el director de la Federación de Departamentos y otros de sus funcionarios se acordó que este lunes habrá una nueva reunión para debatir el impacto de esta medida.

A la nueva reunión asistirán los secretarios de Hacienda de los departamentos para revisar el tema y entregar un documento técnico en el que los funcionarios regionales presentarán los impactos en sus finanzas que tendría la aplicación de este artículo.

Le sugerimos: Los mayores productores de vino del mundo

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.