Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 12/6/2018 12:01:00 AM

Pensando en el transporte del futuro

El transporte público puede ser sostenible y ayudar a mitigar el cambio climático.

Alrededor del 80% de la población de América Latina vive en áreas urbanas, una cifra que se incrementará al 90% para el año 2050. 

Esta acelerada urbanización representa un gran desafío para garantizar calidad de vida a los ciudadanos. Pero los desarrollos tecnológicos y los nuevos modelos de negocios crean día a día nuevas oportunidades para responder a estos desafíos.  

El transporte sostenible es un claro ejemplo y se ha convertido en unos de los sectores más relevantes en materia de infraestructura en las principales ciudades alrededor del mundo, debido a su alto potencial para reducir emisiones y abordar problemas de movilidad. 

El sector de transporte es uno de los más grandes contribuidores a las emisiones de efecto invernadero en el planeta, así como la fuente de emisiones de más rápido crecimiento. 

La evidencia es alarmante. En 2011, el sector trasporte representó cerca del 23% de las emisiones de dióxido de carbono a nivel mundial y para el caso de América Latina, si no hay un cambio de tendencia, estas emisiones crecerán en un 114% para el 2050. 

Le puede interesar: IVA plurifásico para cervezas y gaseosas fue aprobado en primer debate

Esta proyección, sin embargo, no incorpora el hecho de que en un corredor de buses la polución es considerablemente más alta que en otros sectores de las ciudades, y los pasajeros de este medio de transporte son los que más sufren los efectos de la contaminación de los buses.

Existen diferentes tipos de tecnologías limpias para buses: diésel limpio, gas natural, biocombustible, híbridos, eléctricos, y a base de hidrógeno. Cada una de estas tecnologías varía en costos de adquisición y mantenimiento, niveles de emisiones, y en la curva de aprendizaje que implican. 

Entre estas tecnologías, los buses eléctricos presentan grandes beneficios y diferentes países alrededor del mundo están explorando modelos que los conviertan también en un negocio rentable.  

China, por ejemplo, es uno de los países con el proyecto de electrificación más avanzado. 

Shenzen, en 2017, fue la primera ciudad del mundo en alcanzar una electrificación de 100% en su flota de buses, tiene la flota de taxis eléctricos y la industria de producción de vehículos eléctricos más grande del mundo. 

Le sugerimos: Conozca las 10 concesiones 4G que tienen un avance de 0%

El modelo utilizado incorpora esquemas financieros innovadores que permitieron distribuir de manera adecuada los riesgos y costos. Como resultado, ese modelo hoy en día es sostenible. Diferentes ciudades alrededor de Europa están, a su vez, promoviendo la transición a transporte eléctrico o híbrido, e innovando en términos de tecnología limpia. 

En Latinoamérica en los últimos años los gobiernos y las empresas privadas se han concientizado de la necesidad de electrificar la flota de vehículos (buses, taxis, vehículos de carga pesada, vehículos de transporte particular), como parte de las metas de sostenibilidad de las ciudades. 

Santiago ya comenzó de manera exitosa el proceso de electrificación de su flota y ciudades como Sao Paulo y Medellín han definido metas de corto y mediano plazo para la electrificación del 100% de sus buses; adicionalmente diferentes empresas privadas están intentando impulsar el uso de bicicletas, buses, camiones y carros eléctricos.

Los retos son grandes. Los costos de adquisición de los vehículos eléctricos y sus baterías son altos en comparación con los vehículos diésel, se requiere una infraestructura de carga alrededor de la ciudad que sea capaz de proveer toda la energía necesaria, y la regulación debe estar enfocada en promover la compra y el uso de vehículos eléctricos.  

Sin embargo, los costos continúan disminuyendo y con un modelo de negocio adecuado y los incentivos necesarios, la electrificación del transporte en ciudades se puede alcanzar.

Lea también: Krispy Kreme pierde la pelea con Dunkin Donuts

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.