Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 6/2/2020 12:01:00 AM

¿Cómo ha golpeado la pandemia a las EPS?

El oscuro panorama económico y el mayor desempleo causado por la covid-19 podrían causar una crisis en las empresas prestadoras de salud.

La covid-19 ha representado un reto para el sistema de salud colombiano que, tras dos meses de emergencia, en términos generales, ha respondido bien. Según Fernando Ruiz, ministro de Salud, en este tiempo han fortalecido la capacidad hospitalaria, al aumentar el número de camas de UCI y al agilizar el saneamiento de las cuentas de las entidades territoriales e IPS.

La estrategia para enfrentar la pandemia también ha significado irrigar el sistema de salud con recursos para evitar traumatismos a la hora de atender a los usuarios. Ruiz ha dicho que a lo largo de este año han girado $21,1 billones entre recursos ordinarios (Unidad de Pago por Capitación –UPC–, no UPC, giros que se desprenden de la Ley de Punto Final) y extraordinarios. En un informe, la Superintendencia de Salud explica que de los $5,1 billones entregados a las EPS, en marzo de este año, utilizaron el 80% para pagar a las IPS, proveedores y otros actores del sistema y otro 20% “para aumentar las inversiones que respaldan las reservas técnicas de las EPS, para cumplir con sus obligaciones futuras”.

Lea también: Findeter lanza línea de crédito para el sector salud

Desempleo: la otra curva en ascenso en la pandemia

Hasta el momento, el país ha respondido de manera satisfactoria a la contingencia causada por la covid-19 (sin dejar de lado problemas en hospitales regionales como el de Leticia). Pero ahora que el país da los primeros pasos para reabrir su economía y recuperar la normalidad, preocupa que el difícil panorama económico afecte el correcto funcionamiento del sistema de salud. Y en especial el de uno de sus principales actores: las EPS.

El Sistema General de Seguridad Social en Salud (SGSSS) se compone de los regímenes contributivo y subsidiado. El primero se nutre de los aportes hechos por los empleados y empleadores, y el segundo se financia a partir de una bolsa en la que aportan las personas del contributivo y el Gobierno. Por cada afiliado de ambos regímenes, el Gobierno reconoce una Unidad de Pago por Capitación (UPC), que para este año corresponde a alrededor de $74.000 mensuales para el contributivo y unos $69.000 mensuales para el subsidiado.

Para asegurar la liquidez de las EPS, el Gobierno destinó a finales de marzo $5,1 billones.

La pandemia ha destruido puestos de trabajo. Según el Dane, el desempleo en Colombia alcanzó 12,6%, 1,8 puntos más respecto al mismo periodo de 2019, y los informes hechos por Fedesarrollo, Anif, el FMI y otros centros de investigación afirman que al final de 2020 podría situarse entre 14% y 20%. En ese oscuro panorama, un sector de los empleados formales se desafiliará del sistema, las EPS tendrán menos ingresos y el Gobierno tendrá que gastar más para mantener el régimen contributivo.

Como explican expertos consultados por Dinero, el aumento del desempleo en el país inevitablemente llevará, en el mejor de los escenarios, a que muchos afiliados del régimen contributivo se pasen al subsidiado y, en el peor, a que otros tantos se desafilien masivamente.

Gustavo Morales, presidente de la Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral (Acemi), explica que el sistema de salud colombiano tiene unos mecanismos de solidaridad que ahora han demostrado su bondad. Permiten que los trabajadores que abruptamente dejan de cotizar puedan seguir afiliados a su EPS hasta por 3 meses sin necesidad de cotizar. Y, además, que si pertenecen al Sisbén 1 y 2, pasen automáticamente al régimen subsidiado, incluso en su misma EPS.

“Pero, sin duda, hay una población ‘sándwich‘ que después de finalizada la protección laboral, si no cumple los requisitos para recibir subsidio, queda desprotegida”, señala Morales

Esa situación pone en jaque a los trabajadores formales y también representa un desafío económico para las EPS, que tendrán mayores gastos y menores ingresos. El SGSSS tiene entre sus bondades mecanismos para mantener a los trabajadores afiliados. Pero su correcto funcionamiento depende de que haya bastantes aportantes al régimen contributivo. Eso solo existe ante altos niveles de empleo formal. En ese sentido, Morales, afirma que el aumento del desempleo a raíz de la pandemia significa menos afiliados, en especial de ese sector ‘sándwich‘ que no va a poder continuar asegurado. “Nos volvemos empresas más ‘pequeñas‘ por reducción de afiliados. Pero en segundo lugar nos corresponde cubrir a personas que no cotizan. Lo cual está muy bien desde el punto de vista del sistema y de la solidaridad, pero plantea un desafío financiero”, afirma Morales.

Lea también: Gobierno inició inversión obligatoria en bonos de deuda por covid-19

Colombia llegó al máximo de su capacidad en pruebas de covid-19

Medimás expresa un ejemplo de estas dificultades. Jairo Lancheros, gerente de operaciones de esta EPS, afirma que el mes pasado no recaudaron cerca $9.200 millones, entre cartera morosa y cesación de pagos, la mayoría de los trabajadores independientes. Para Lancheros los gastos de las EPS también pueden aumentar debido a que han tenido que reactivar las afiliaciones de algunas personas para atenderlos en cuestiones relacionadas con la covid-19.

Ante esta situación las EPS, reunidas en Acemi, enviaron una carta al Gobierno en la que le piden, entre otras cosas, que el Fondo de Mitigación de Emergencias (Fome) financie las UPC de los trabajadores independientes en mora, “de tal manera que se garantice la continuidad de la cobertura del sistema de salud, una vez agotadas las posibilidades contempladas en la ley”. También pidieron que el Gobierno permita llegar a un acuerdo de pago entre las EPS y los empleadores en mora o que incurran en ella durante la emergencia. El objetivo es garantizar el recaudo de las cotizaciones en cuotas de hasta 12 meses.

Por su parte, el Gobierno ha respondido por medio de varias estrategias. Mediante el decreto 538 asumió la responsabilidad de pagar los gastos extras en los que incurrió el SGSSS por causa de la pandemia. Además, Findeter sacó una línea de crédito por $256.000 millones para financiar capital de trabajo, disponible para EPS e IPS. Y, para evitar el aumento del desempleo, adelanta la implementación del subsidio a la nómina. ¿Serán suficientes las medidas? El escenario se complica y el tiempo juega en contra.

EDICIÓN 591

PORTADA

Las mejores universidades de Colombia en 2020

En ciencias de la salud, la Universidad Nacional y la Universidad de Antioquia obtienen los mejores resultados en pruebas de Estado. En los 46 programas académicos incluidos en el ranking, la Nacional lidera con 20 primeros lugares. Los Andes ganó en 12 carreras profesionales.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.