| 10/1/2018 12:01:00 AM

El adiós de la “dama de hierro” en la lucha anti-contrabando

Claudia Gaviria, la saliente directora de aduanas, deja el cargo luego de 6 años al frente de esta oficina. Aunque sufrió cuatro atentados contra su vida, logró ganarles más de una batalla a los contrabandistas.

El primero de los atentados fue hace 15 años, cuando era una funcionaria de la seccional de aduanas de Medellín y había puesto en la mira las actividades de contrabando en textiles y confecciones.

“Fue el 5 agosto 2003. Yo tenía 2 meses de embarazo y me dieron seis disparos en la cara, lo que terminó con la pérdida del ojo derecho y tuve que someterme a 17 operaciones reconstructivas, entre muchos otros procedimientos”, recuerda. Ella y su hijo, que hoy tiene 13 años, sobrevivieron.

Gaviria está a punto de cerrar un ciclo en la entidad. Ella fue la primera directora de Aduanas nombrada por meritocracia.

Lea también: Alarma en Colombia por contrabando de productos agropecuarios

Empezó su carrera en la Dian hace 27 años, primero como una funcionaria en el equipo de aduanas de Medellín. Paulatinamente escaló hasta convertirse en la jefe de aduanas de esa seccional y durante la administración de Juan Ricardo Ortega se realizó un concurso para que el director de esta división saliera de los mismos funcionarios de carrera de la entidad.

Justamente, Ortega destaca el compromiso con el servicio público que siempre ha mostrado Gaviria. “Es una mujer entregada en cuerpo y alma a continuar el ejemplo y trabajo de su mentora Patricia Salazar. Ella logró una agencia aduanera capaz de garantizar el control de mercancías y un servicio profesional. Gente con mística con vocación de servicio y convicciones que el Estado vale más que sobornos, contratos o asesorías posteriores en el sector privado. Ella representa la convicción absoluta sobre lo público como algo legítimo y valioso en sí mismo, sin interés personal o particular”, explicó el exdirector de la Dian.

Ahora va a continuar su carrera en la Dian y ocupará otro cargo también en la división de fiscalización. “Quiero seguir aportándole a la entidad donde consideren que sea útil. Quiero seguir trabajando con la pasión y el amor”, comentó.

Destaca de su recorrido no solo la lucha contra el contrabando sino la implementación de procesos que permitieran una mejor calidad en la fiscalización del comercio exterior.

Insiste en señalar que su trabajo es producto del esfuerzo de un equipo y de la articulación con otras instituciones. “No solamente nos concentramos en las acciones de choque. Sino también en desarrollar investigaciones integrales donde mirábamos lo aduanero, lo tributario y ayudamos mucho a la Fiscalía para identificar a personas que estaban entrando contrabando al país”, señala.

Lea también: Alerta en el país por aumento del contrabando de cigarrillos

Luego de su primer atentado, se separó de su cargo y sirvió como asesora de la entidad, mientras que sacaba adelante su maestría en Derecho Procesal e inició una carrera como catedrática en temas de derecho y aduanas.

Cuando aparentemente el peligro había pasado, conoció acerca de un concurso para un inspector en fiscalización, que ganó y se volvió a vincular al área de fiscalización. Por la vía de la meritocracia volvió a ganarse la dirección de Aduanas de Medellín donde estuvo, hasta que Juan Ricardo Ortega hizo el concurso para la dirección nacional de Aduanas, cargo que finalmente obtuvo luego de pasar una infinidad de pruebas que incluyeron el polígrafo.

Entonces, ya como la máxima autoridad de aduanas del país, decidió iniciar su gestión poniéndole la mira a La Guajira, donde, destaca, logró conocer una cultura apasionante como la Wayuu. Sin embargo, allí también pisó callos y tuvo su segundo atentado y enfrentó una amenaza de asonada.

En total han sido cuatro ataques contra su integridad, incluyendo otro en Buenaventura, cuando ya era directora nacional de Aduanas. Dice que nada la ha amilanado para cumplir su deber: “no me arrepiento de nada y volvería a hacer lo mismo que he hecho en los últimos 27 años una y otra vez”, explica.

Pero lo de ella no solo ha sido la lucha de campo contra el contrabando. También, dice, su gestión sirvió para modernizar las aduanas e impulsar nueva normativa con el fin de que el servicio que prestan sea más eficaz y eficiente para los empresarios buenos que tiene el país, que son la mayoría.

Por eso destaca que la aduana colombiana hoy es tenida en cuenta como ejemplo de modernización en muchas instancias internacionales como la Organización Mundial de Aduanas (OMA).

Agradece infinitamente a Ortega y a Santiago Rojas, quienes le dieron la posibilidad de ejercer ese cargo. Además recuerda con especial cariño a los 24 directores seccionales, a los que considera muy competentes y profesionales.

Sobre los desafíos futuros, cree que el primero es terminar la implementación del decreto 390 para automatizar todas las operaciones de comercio exterior en Colombia. Igualmente es necesario mantener una lucha sin descanso contra el contrabando.

“Es necesario continuar con todo lo que es el control al contrabando técnico y al fraude aduanero; no podemos bajar la guardia. Hemos fortalecido los equipos, logramos identificar ciertas tipologías y hemos aprendido cómo controlar a los bandidos en este país. A esto se le suma la alianza y la coordinación con los organismos internacionales y esas buenas relaciones las tenemos que continuar”.

Lea también: Esta es la piedra en el zapato de la Comunidad Andina

Es claro que también vive agradecida por la familia que tiene. Por eso recordó a su esposo y a sus dos hijos, “por la paciencia, por el apoyo y por igualmente entenderme cuando no he estado con ellos; han sido seis años de ausencia en mi familia y eso fue así porque quería hacer algo diferente por el país”.

La dirección de Aduanas de Colombia inicia un nuevo ciclo liderado por Ingrid Díaz, una abogada con especialización en derecho comercial, que viene de la firma PricewaterhouseCoopers de Colombia, cuya hoja de vida ya está en la página de la Presidencia de la República y cuyo nombramiento podría ocurrir esta semana. 

Gaviria se extendió en elogios hacia el nuevo director de la Dian, José Andrés Romero, a quien consideró muy inteligente y como un funcionario que va a llevar a la entidad por muy buen camino, por su carácter gerencial.

El caso de Gaviria es ejemplar y deja un listón muy alto en una tarea fundamental para el avance de la economía colombiana: la lucha contra el contrabando.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • "El equilibrio en la familia me permite avanzar en la vida profesional": gerente Pepsico

    close
  • La colcha de retazos de la Ley de Financiamiento

    close
  • Empresarios en Bogotá dan un paso más para nuevas oportunidades

    close
  • Empresarios de Santander abren sus puertas para una oportunidad

    close
  • ¿Cuál es el liderazgo que necesita Colombia?

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 556

PORTADA

Los mejores CEO de los últimos 25 años de Colombia

Dinero seleccionó a 25 de los presidentes de compañías colombianos más relevantes en los últimos 25 años. Son ejemplo de liderazgo, visión y poder de transformación en las organizaciones.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.