| 4/11/2018 12:01:00 AM

¿Por qué es tan importante la llegada de buses eléctricos a Transmilenio?

En pocos días se sabrá si algunos de los nuevos buses de Transmilenio serán eléctricos. La Alcaldía habla de posibles sobrecostos asociados al uso de este tipo de tecnologías.

Hace unos días el Alcalde Mayor, Enrique Peñalosa, explicó a la opinión pública que la tecnología limpia incorporada en buses eléctricos no iba a ser tenida en cuenta en la licitación que se abrirá próximamente para sustituir cerca de 1.400 articulados y biarticulados de Transmilenio. Estos buses, cumplieron hace rato su vida útil y están contaminando el aire de la ciudad con sus emisiones diésel.

El argumento del Alcalde fue este: “Nosotros ensayamos un bus eléctrico desde el año pasado, pero hemos tenido muchos problemas con ese vehículo, es una tecnología que no está pulida y tiene costos más altos, nosotros no podemos aumentar la tarifa por tener los buses eléctricos”, dijo en su momento Peñalosa.

Esta noticia es negativa por varias cosas. La primera es que se escogerá para los nuevos buses una tecnología probablemente Euro 6 o gas, que aunque reduce drásticamente las emisiones de los buses que hoy circulan por la ciudad, siguen siendo emisores de gases contaminantes.

Lo otro es que se desecha de plano una tecnología que está siendo probada en otras ciudades de Colombia, incluso en otros países de la región como Chile.

En ese país, iniciaron operación en noviembre pasado dos buses eléctricos de la marca BYD. No eran articulados, eran buses tipo padrón, como los azules del SITP de Bogotá. En Medellín también inició la operación en fase de pruebas de un bus eléctrico que prestará el servicio comercial entre Aranjuez y la Universidad de Medellín. ¿Por qué esta discusión sobre el tema de los buses eléctricos en las grandes ciudades?

Santiago de Chile, Bogotá y Medellín, coinciden en algo: tienen el aire tan contaminado que no solo genera lagrimeo y molestias a los ciudadanos, también mata a miles de personas.

Un informe -muy publicitado mediáticamente el año pasado- da cuenta de la muerte de unas 8 mil personas en 2015 por baja calidad de aire en las ciudades de Colombia.

Como resultado de este trabajo, se encontró que la degradación ambiental en Colombia para 2015 tuvo un valor estimado de $16,6 billones, equivalente al 2,08% del producto interno bruto (PIB) de ese año. La baja calidad del aire urbano tiene la valoración económica más alta, al alcanzar los $12,2 billones (1,5% del PIB en 2015).

Lea también: Transmilenio pierde pelea judicial con Somos deberá pagar alrededor de 50.000 millones

El estudio -realizado por el Departamento Nacional de Planeación- indica que también se producen pérdidas en productividad sectorial y en el capital humano como efectos negativos que tiene la degradación ambiental en la economía.

El informe también indica que la degradación ambiental se define “como la reducción o pérdida de atributos del ambiente que afecta su calidad. Es ocasionada por las actividades económicas y el tipo de tecnología usada, y se amplifica por el crecimiento poblacional, poniendo en riesgo las bases para la obtención de bienestar actual y futuro (Banco Mundial, 2007)”.

Pero al margen de esas cifras, que pueden parecer frías, es necesario entender de qué está compuesto el aire.

El 78% del aire es nitrógeno, el 21% es oxígeno y el 1% restante incluye pequeñas cantidades de sustancias, como el dióxido de carbono, metano, hidrógeno, argón y helio. Y su contaminación, o degradación, sucede cuando hay acumulación o concentración de contaminantes.

El estudio del mismo Gobierno Nacional explica que la contaminación del aire se presenta en forma de partículas y gases. El polvo, el humo y la ceniza se conocen como material particulado. Las partículas de mayor interés para la salud son las que tienen un diámetro menor a diez micras (PM10 y PM2,5,6), porque no se sedimentan y pueden ingresar al cuerpo a través del sistema respiratorio humano. El PM2,5 representa un mayor riesgo, pues logra ingresar y alojarse en el interior de los pulmones, e incluso puede llegar al torrente sanguíneo.

Lea también: La polémica tarifa de Transmilenio Qué se hará con el dinero de la subida

La contaminación del aire generada por las actividades humanas se clasifican en dos tipos: móviles y fijas. Las fuentes móviles son vehículos de transporte a motor. Las fuentes fijas son aquellas que se encuentran situadas en un lugar determinado, inamovible y que emiten contaminantes por ductos o chimeneas.

Por ello, la exposición a la contaminación del aire constituye el cuarto factor de riesgo de muerte a escala mundial, después de los riesgos metabólicos, los riesgos relacionados con la dieta y el humo del tabaco (Banco Mundial, 2013).

En Bogotá y Medellín, por ejemplo, las principales fuentes de emisión de PM10 son las móviles, con un aporte superior al 60%.

Pero no solo se trata de contaminación por cuenta de los buses de Transmilenio y del SITP. Planeación Nacional concluye que entre las fuentes móviles de contaminación, los vehículos de carga contribuyen con el 40% de la contaminación. Allí se ve reflejado un fracaso de la política pública de chatarrización de camiones y vehículos de carga pesada. Si los buses de Transmilenio Euro 2 y 3 contaminan, nada es comparable con este parque automotor que tiene un promedio de más de 30 años de uso.

A la par que los gobiernos dan bandazos en contra de una política contra la contaminación, las empresas aumentan su oferta de vehículos ‘verdes’.

BMW, através de Autogermana, traerá al país este año dos nuevos modelos híbridos de baja emisión contaminante. BYD, marca de vehículos china, especializada en vehículos y buses eléctricos incrementará la oferta de taxis eléctricos, sobretodo en Medellín, donde tienen mejor acogida por parte del gobierno local.

“Estamos muy lejos frente a otros países en el tema de sustituir las fuentes de alimentación de los vehículos. En Autogermana iniciamos este proceso en 2014 y seguimos adelante con nuevos modelos”, dijo el gerente de esa distribuidora, Andrés Fuse.

Solo para tener en cuenta la diferencia de velocidades en política pública: en Holanda se prohibirá la venta de vehículos a gasolina y diésel a partir del año 2025. Es otro mundo.

Lea además: Gobierno reconoce que el Transmilenio no creció al ritmo que su demanda

Algunos políticos parecen preocuparse por la situación. La concejal María Fernanda Rojas, convocó hace unos días un debate de control político al Alcalde Mayor por no acoger los combustibles limpios en la licitación de Transmilenio. La concejal explicó que  una vez revisados los prepliegos se evidencian varios problemas, entre ellos que no hay exigencias mínimas ni incentivos para contar con motores distintos a diésel, como híbridos, gas o eléctricos, “objetivos que deberían ser prioridad en la nueva licitación de buses para Bogotá, toda vez que la ciudad acaba de pasar por una alerta amarilla por la mala calidad del aire y está ante un desafío ambiental”.

Rojas señaló que se incluyeron 50 puntos (de 1.000) al operador si se apareja con proveedor que incluya gas, híbridos o eléctricos; sin embargo el proveedor no tiene incentivos, al contrario, algunas condiciones desestimulan el uso de los combustibles limpios. De tal manera que Bogotá quedaría condenada por los próximos 12 años al diésel.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Top 5 de las reformas económicas de Duque

    close
  • ¿Qué es el liderazgo digital?

    close
  • "Empecé mi empresa con un alicate y dos destornilladores": fundador de Haceb

    close
  • El secreto de Frisby "es volver a emprender"

    close
  • Así está el panorama financiero para el cierre de 2018

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 550

PORTADA

Ranking de las 1.000 Pymes más grandes del país

Las Pymes siguen fuertes como base de la economía. En el país son más de 96% de las unidades empresariales y responden por cerca de 80% del empleo. Dinero presenta las mil más grandes, medidas por sus ventas de 2017.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 550

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.