Opinión

  • | 2018/11/06 00:01

    Una historia bursátil para la misión

    Algo de historia bursátil y sus argumentos para construir nuestro futuro bursátil.

COMPARTIR

Los inicios de la primera bolsa del mundo son claves para entender la naturaleza del fenómeno de su creación. Comprendiendo esto podríamos descubrir patrones de la necesidad de su existencia y el valor agregado que esta ha entregado a la sociedad.

La creación de la primera bolsa de valores en el mundo en Holanda (Bolsa de valores de Ámsterdam) en el año 1608, nació como recurso para satisfacer la necesidad de los inversionistas que querían vender sus acciones de la compañía holandesa de las indias orientales constituida en 1602. Compañía que se había creado con dineros del Estado y del público general en una democratización que prometía la creación de una gran empresa marítima para el comercio en su época necesaria para el desarrollo y que prometía a los inversionistas según su acta de constitución la liquidación de la misma luego de 10 años de creación.

Estas promesas de liquidación no se cumplieron y se cambiaron con el aval del gobierno, esto preocupaba a los inversionistas del público en la recuperación de su dinero por su necesidad de liquidez y es ahí donde se crea una bolsa de valores para la comercialización de los títulos de la compañía holandesa de las indias orientales auspiciada por la misma.

Le recomendamos: Prepárese para pescar en río revuelto

La historia nos muestra que la creación de la sociedad por acciones vino de la mano de la creación de un mercado de valores. Comparto unas cortas reflexiones:

1. Existen proyectos de gran envergadura que pueden cambiar y mejorar la economía de un país pero que necesitan de la colaboración de todos los frentes para reunir fuerzas de capital. Solo un capital doliente por sus accionistas y con representación en la junta directiva genera una auto-auditoria y responsabilidad directa por mostrar resultados.

2. En ocasiones la deuda adquirida en el sector financiero por parte de empresas irresponsables, las lleva muchas veces a la mala administración de recursos amparándose únicamente en su flujo futuro de efectivo. Evitando mañosamente mostrar utilidades a sus accionistas minoritarios con el incremento de costos y gastos innecesarios que muy probablemente si están beneficiando indirectamente a los directivos.

3. Cuando el riesgo es compartido y los dineros de muchos grandes representantes están comprometidos, el empuje es uno solo para hacer que las cosas pasen y propender a que entre todos, el proyecto tenga éxito. Luego de esto monetizarán su esfuerzo mediante la repartición de dividendos.

4. No todos los inversionistas son iguales y sus necesidades de liquidez son distintas. Los que entraron en este proyecto de la compañía holandesa de las indias orientales eran conscientes de una fecha de liquidación en su mente y se habían presupuestado para esto. Pero cuando las reglas de la liquidación se cambiaron porque la compañía era un éxito creciente, se buscó la salida de que los socios pudieran comercializar sus acciones. Al ser el negocio un negocio próspero, rentable y creciente, era lógico que muchos de los inversionistas quisieran comprar las participaciones de los inversionistas que deseaban liquidez, generándose por naturaleza un mercado secundario.

No se pierda: Inicia la recta final del 2018 en el S&P500

El éxito en la constitución de una empresa o proyecto además de la consecución de capital  está en la consecución de un espíritu de diligencia, compromiso, responsabilidad y determinación en la  búsqueda del éxito. Esto se consigue en el capital de muchos socios que consigan un equilibrio de poder y se enfoquen en los resultados.

Cuando veo en resumen  la evolución y fusión de muchas bolsas de valores en el mundo desde la bolsa de Ámsterdam, París, Bruselas para crear Euronext y ver esta fusionada con la Bolsa de New York, entiendo porque principalmente el mayor interés de fusión esta por tener dentro de su portafolio las más grandes empresas representativas de cada región, con gran bursatilidad por su democratización y donde el apetito real hacia estas empresas en el largo plazo está fundamentado en su vigencia futura y donde prueban una forma de devolver retornos en el capital invertido.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 554

PORTADA

¿Qué está pensando Alberto Carrasquilla?

La propuesta de ajuste tributario que el Ministro de Hacienda le presentó al país parece no haberle gustado a nadie. ¿Hacia dónde nos quiere llevar quien es considerado por muchos uno de los mejores economistas de la región?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.