Opinión

  • | 2019/05/15 00:01

    Turquía, el costo de la inestabilidad

    No creo que exista una fuerza más nociva para expulsar los flujos de capital del extranjero que la falta de estabilidad política, y el ejemplo más reciente lo protagoniza Turquía, lo que ha llevado a otro golpe al valor de su moneda la Lira. Esta semana le dedico mi columna.

COMPARTIR

Muchas veces en mis clases, discutimos cómo los flujos de inversión extranjera afectan los mercados, centrándonos más en los flujos de portafolio que en la directa, pero en todas las discusiones siempre les aclaro que sin importar el tipo de inversión hay algo que dispara las alarmas de estos inversionistas y es la inestabilidad política.

Este ha sido el caso de la semana anterior en Turquía, donde los mercados en general parecen dudar del estado de la democracia. Todo este temor se desprende de la decisión del máximo ente electoral de volver a realizar la votación de la elección del pasado 31 de marzo para la alcaldía de Estambul la capital del país y bastión político del presidente Recep Tayyip Erdogan, donde perdieron contra el partido opositor.

Esta decisión se basa en las denuncias de irregularidades realizadas por el partido de Erdogan y concluye con una nueva elección el 23 de junio, lo que definitivamente ha dejado un mal sabor de boca en los mercados y ha llevado al valor de la lira desplomarse frente al dólar tal y como puede verse en el grafico 1, donde la Lira turca ha superado el valor de 6 liras por dólar llegando a niveles octubre del año anterior.

Le puede interesar: Ecopetrol, el petróleo y los dividendos

Gráfico 1. Elaboración Rogue Economist. Datos Bloomberg

La lógica de este moviendo tiene que ver precisamente con el cambio de expectativas de los inversionistas, ya que ante el aumento de riesgo político del país la preferencia será salir de posiciones en el país, lo que implica vender y recibir liras, para luego comprar dólares con dichas Liras, aumentando la demanda por dólares haciéndolos más escasos y por tanto aumentando la tasa de cambio. El efecto de las ventas en los activos también se siente en la bolsa donde como se puede en el grafico 1, el índice de la Borsa Istambul 100 ha mostrado una caída durante todo el mes de abril pasando de 98.203 a 92.282 lo que implica una pérdida de valor de 5.47%.

Pero el aumento en la tasa de cambio no solo para ahí, sino que termina afectado el precio de los bienes importados, lo que hace que al final del día se aumente el nivel de inflación que si bien ha disminuido de una tasa anual de 25% de octubre del año pasado todavía se mantiene un nivel de 19.5% para el mes de abril de este año. Un elemento clave a tener en cuenta es que este nivel máximo de inflación de 25% se dio precisamente en otro aumento de la tasa de cambio por encima de 6 libras por dólar, por lo que es de esperar una nueva presión al alza en los precios de continuar la tasa en los niveles anuales.

Vea también: ¿China crece o no crece?

Así que con una inflación de estos niveles cualquier medida de política monetaria contractiva que tomara el banco central podría resultar en algo contra productivo, ya que sería difícil que afectará el nivel de precios, pero podría tener un impacto negativo en el consumo de los hogares, afectando aún más a la economía, que marcó una tasa anual de -0.3% para el cuarto trimestre de 2018.

La perspectiva por lo pronto parece ser de mayor incertidumbre política en un país que tiene una ubicación estratégica vital entre Europa y Oriente Medio, región en la cual las tensiones entre Estados Unidos e Irán también han ido aumentando por lo que suceda con las nuevas elecciones en Estambul en junio será mucho más que una votación por una alcaldía, sino una determinación de que tan fuerte es la democracia de Turquía.

Le sugerimos: Los precios sorprenden al alza

@Rogue Economist1

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.