Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2019/05/26 00:01

    Sobreprotector o tibio

    Si bien es cierto que en el pasado vivíamos en organizaciones jerárquicas y que podían llevar a situaciones de acoso injustificado, creo que también existía un mayor margen de maniobra en los términos de exigencia a los empleados.

COMPARTIR

El ser humano por naturaleza conoce bien las fuentes del mal y el bien y por tanto cada uno de nosotros puede tener de todo un poco. No hay nadie del todo bueno y quizás nadie del todo malo. En cada acción existe una intención positiva, aunque no sea compartida por los demás, aunque solo sea para beneficio individual, pero siempre hay una razón detrás de las cosas.

Cuando se logra ver el mundo organizacional desde una perspectiva diferente a la propia, cuando el nivel de abstracción llega a ser tal que podemos ver una visual desde arriba, viendo cómo la película nos involucra, pero con ojos completos, el panorama suele cambiar bastante.

Hoy el mundo es globalizado y tenemos que relacionarnos todo el tiempo con entornos cambiantes, tenemos que manejar el ambiente VUCA (Volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad) de manera permanente. Esto en los negocios es evidente y cada vez más las decisiones macro terminan siendo determinantes para cada pieza del sistema así parezca diminuta.

Le puede interesar: Hablando de mujeres y foros

Pero hay una variable que en general no tenemos en cuenta con la profundidad que se debe y que al final termina siendo la más evidente, es la gente, lo que hay detrás de la gente.

Nuestras empresas se mueven a través de gente. El mundo produce para consumidores que son gente. Vemos lo evidente que son las tendencias, las estadísticas, las mayorías, pero dónde queda el análisis básico, la escucha permanente el entender algo tan sencillo como la diferencia de percepción y valores de la sociedad.

La tendencia natural es a juzgar el mundo con la vara que nos da por pensar que es la apropiada. Pontificamos todo el tiempo en lo que este debió hacer y lo que el otro hizo. Y eso me lleva a pensar que de nuevo, el ego termina dominando las situaciones, pero también que andar pensando tanto solo en los objetivos propios hace que a veces todos se cuiden tanto en una organización que el nivel de exigencia es muy pobre.

Le sugerimos: ¿Permites la rebeldía creativa?

Personalmente me gusta el reto y me gusta la gente que le pone ganas a lo que hace. La gente que con método y disciplina construye, pero no necesariamente creo que mi método es el único que funciona. Aunque me cuesta entender modelos lentos puedo hacerlo si veo que en realidad tienen un fin superior.

El liderazgo debería tratarse de entender actitudes, de leer entre líneas, de tener la inteligencia para inspirar. Lo curioso es que estos lideres realmente inspiradores normalmente tienen muchos más años y es que con el paso del tiempo la gente tiende a ser más auténtica.

He conocido organizaciones sobreprotectoras con los empleados. Creo que debe haber un justo nivel donde haya criterio, exigencia y compromiso de ambas partes ya que en un trabajo la realidad es transaccional, ni el empleado hace un favor ni viceversa.

Antes muchos líderes eran más valientes en sus decisiones. Hoy es raro ver que alguien se comprometa solo en una decisión y existen equipos de trabajo, comités, reuniones, juntas solo para estar tratando temas que seguro podrían tener menos involucrados.

Pocos quieren comprometerse en dar opiniones con criterio sobre otra persona. La obediencia sin límite se come a muchas organizaciones y creo que eso no es bueno como base de un buen liderazgo. En el mundo corporativo ¿Cuánta gente le mete hoy el corazón de verdad a lo que hace?

Puede leer: Lo que no quieres mostrar

Hay que exigir un poco más. Sin miedo, con el criterio del crecimiento y el aprendizaje. Hay que romper los paradigmas de la sobreprotección y partir de la base de la confianza en los valores de la gente que traemos a trabajar con nosotros.

Dejemos de proteger nuestra propia espalda y tomemos más riesgos respetuosos con nuestro líderes y equipos. Creo que es la única manera de no tener sociedades y organizaciones tibias donde la obediencia puede ser indolencia o sumisión. ¿Quién dijo que ser un buen líder es cómodo?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.