Opinión

  • | 2017/12/10 00:01

    Sé parte del éxito de las multigeneraciones

    La mayoría de los líderes hoy pertenecen a la generación X, una generación muy comprometida con el resultado, del tipo “tengo la camiseta de la empresa puesta”.

COMPARTIR

Cada vez los equipos de trabajo tienen más factores de dificultad para permitirse el alto desempeño. El secreto de una empresa exitosa a través de la eficiencia de sus equipos está básicamente en el compromiso de sus empleados hacia el propósito de la misma.

Hoy en un equipo de trabajo se pueden encontrar perfiles muy diferentes con características diversas y momentos generacionales distintos. No hay fórmulas mágicas, jamás las hay y tampoco existen equipos perfectos, pero en la medida que conozcamos mejor a quienes nos rodean y los perfiles que nos reportan podremos tener el éxito más cerca.

Por ejemplo, la mayoría de los líderes hoy pertenecen a la generación X, una generación muy comprometida con el resultado, del tipo “tengo la camiseta de la empresa puesta”, bastante exigentes y aunque flexibles con la sabiduría de la experiencia a veces tienden a decir qué hacer y escuchar menos. Por tanto, la clave para entenderlos está en ser puntual, cumplido, preguntar en los momentos apropiados, valorar su experiencia y respetar la autoridad. Acciones simples que nos pueden llevar a un mejor entendimiento y mejor relación con los personajes de esta generación.

Recomendado: Con Pasión de la Buena

De otro lado se habla mucho de los millennials, a veces parece que queremos entregarles el mundo y todavía no están listos para recibirlo. Con una gran capacidad de trabajo, inteligencia, sobrecarga de datos e información, vidas públicas permanentes y en línea y una visión de mayor cuidado del mundo los millennials están ahí para aprender y desarrollarse. Hay que prepararlos para lo que los espera, pero hay que hacerlo también a su manera. Ellos son comprometidos, pero entienden el compromiso cuando se convencen de algo, no es automático y deben creer y estar seguros de que el objetivo trasciende.

Para tener una mejor relación con ellos es mejor empezar por no juzgarlos, no discriminarlos, no entrar a dar consejos cuando ellos no los piden. Hay que preguntarles qué buscan, qué quieren cómo lo harían. En una organización no esperemos que cumplan con horarios extra ni que calienten sillas para salir más tarde que el jefe. Ellos entienden su compromiso con su propio bienestar y no negocian tiempos de ineficiencia. Hay que exigirles, claro, pero primero hay que comprometerlos y entenderlos.

Ya empezaron a entrar en las organizaciones los chicos de la generación Z. Ellos son disruptivos, creen más en las imágenes que en los textos, multipantalla y multitask llegan un poco con el ímpetu de que la vida y el universo les deben algo. Hay que manejar sus ganas y su ímpetu, abrazar su visión futurista, escuchar y observar para entender además que estos son consumidores fuertes de muchas cosas y nos pueden dar insights interesantes de comportamiento si sabemos entenderlos. Error común, que los líderes los traten como a sus hijos; no son hijos son chicos jóvenes que quieren comerse el mundo, pero ya tienen edad para entender las normas y funcionar sin rebeldía automática.

Puede interesarle: Yo no sé mañana

Me gustan mucho los grupos diversos. No hay receta mágica para decir cómo armar un equipo de alto desempeño, sin embargo, el sentido común y la experiencia me han enseñado que el conocimiento de tu gente, escucharlos sin prejuicios y el reconocimiento de la diferencia y las aptitudes es lo que hace que el equipo funcione mejor.

No todos los miembros de una generación son exactamente iguales, eso sería caer en estereotipos; pero si es cierto que hay algunas coincidencias que se han estudiado y vale la pena tener en cuenta. Apoyemos y potenciemos los equipos de multigeneración con la experiencia de los X, la fuerza, inteligencia y espíritu creador de los millennial y el ímpetu visionario de los Z. Y si tenemos baby boomers mejor aún. Generación de buena vibra y toda la sabiduría que merece reconocimiento y mucha escucha.

Sin fórmula, pero con la mano en el corazón a liderar las multigeneraciones por un mismo propósito.

Lea también: Quiero ser CEO

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 539

PORTADA

La ganadería hace un milagro en la altillanura de Vichada

Una profunda transformación ganadera se está gestando en Vichada, donde se podría consolidar la producción de entre 100.000 y 300.000 reses para carne de exportación. Su efecto demostración puede impactar 5 millones de hectáreas.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación