Opinión

  • | 2018/03/15 00:01

    Rutinas gerenciales poderosas

    ¿Le ha pasado que después de un día de frenética actividad no se encuentra satisfecho con los resultados? Incluso, siente que no tiene el control de su vida y que los acontecimientos del trabajo lo desbordan.

COMPARTIR

Muchas de estas preguntas se las hacía Elizabeth Hernández Calderón, directora de proyectos de una gran multinacional, al borde del colapso porque estaba a tope con sus plazos, morosa en varios de sus compromisos personales y familiares y, sobre todo, insatisfecha con el tipo de vida que llevaba: reuniones, correos electrónicos, informes y un largo etcétera. Al final, la vida se le escapaba.

Es muy común que nos sintamos agobiados por la carga del trabajo y que este hecho sea una fuente de infelicidad y frustración. He venido estudiando esta situación y por eso me he propuesto contarles a los lectores qué hacer para superar la crisis de una vida muy ocupada pero llena de inconformidades.

Recomendamos: Para ser gerente general enfócate en esto

Mi apreciación de los ejecutivos que he observado es simple: su primera hora de la mañana es una lucha con el despertador y con las actividades sencillas del día a día como alistarse, desayunar, tomar un transporte y salir para el trabajo.

Este primer análisis me llevó a la siguiente reflexión: cada día que nos llega, con su velocidad y afanes, puede llegar a atropellarnos: plazos, tiempos, reuniones, compromisos y pendientes sin resolver. Luego observé mi jornada y me daba cuenta de que cada vez que iniciaba el día con una rutina diferente a alistarme y salir a las carreras para el trabajo, tenía mejores sensaciones durante el día. En ese tiempo leí a Robin Sharma, quien decía que todo directivo debía ser como un deportista de alto rendimiento. Un atleta antes de iniciar una competencia visualiza su actividad con el fin de mejorar su desempeño.

¿Por qué no preparar mi jornada antes de salir de casa?

La respuesta que descubrí fue que el logro de este objetivo es simple pero difícil de llevar a cabo. Debía cambiar mis rutinas como directivo, empezando por la hora de levantarme y estar listo. En consecuencia, debía madrugar más para llevar a cabo unas rutinas que fueran para mí una fuente de satisfacción y desarrollo personal. A continuación, describiré aquellas rutinas que pueden cambiar nuestras vidas y ser una fuente de realización, satisfacción y de sensación de control.

Rutinas gerenciales poderosas: el minuto heroico

Consiste en fijar una hora en punto para levantarnos y cumplirla para no ser derrotados a la primera hora de la mañana. Esto quiere decir que la primera rutina gerencial poderosa es la levantada, que debe ser dos horas antes de nuestra salida de casa. Esto implica madrugar más de lo acostumbrado.

Silencio, oración, reflexión

La primera hora de la mañana requiere tiempo de calidad para visualizar el día, ponernos en comunicación con Dios, con nosotros mismos y, también, para planear la jornada y las actividades. Es una manera de anticipar desde la mente la agenda y revisar compromisos, conversaciones y objetivos que llevaremos a cabo.  Es el momento en el que incubamos ideas, proyectos y propósitos. Asimismo, revisamos mentalmente cómo vamos con nuestros objetivos personales y con las prioridades que nos hemos trazado.

Lectura

El tiempo de lectura es un gran energizante de la jornada porque nos inspira y permite ponernos en comunicación con gente más brillante y capaz que nosotros mismos. Diez minutos al día durante 365 días puede llegar a convertirse en un hábito que nos puede permitir llegar a leer 18 libros al año; no está mal. Una buena lectura nos amplía las perspectivas, nos impulsa y, sobre todo, nos pone a pensar en otro nivel.

Deporte

El día debe arrancar con la rutina más poderosa que tenemos a la mano. El deporte tiene no solo propiedades para la salud sino para la mente y el espíritu. Libera endorfinas y nos imprime una sensación de logro y realización. Lo importante del deporte es que sea habitual y lo disfrutemos a medida que nos vamos exigiendo. Gracias al deporte podemos sentirnos más sanos, ágiles y menos sedentarios por el tipo de trabajo de escritorio que llevamos.

En conclusión, todas las personas tenemos a nuestro alcance un motor escondido de la excelencia: el poder de los hábitos. Si construimos hábitos de desarrollo personal en las mañanas podremos disfrutar de una vida directiva más plena, productiva y satisfactoria. Estas rutinas gerenciales buscan que podamos dar un paso adelante en aumentar el control de lo que somos. Que los quehaceres no nos atropellen y, al final, podamos elegir la vida que queremos basada en mejores hábitos.

Le sugerimos: Cuál es el modelo de emprendimiento del fundador de Tesla Motor Elon Musk

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 539

PORTADA

La ganadería hace un milagro en la altillanura de Vichada

Una profunda transformación ganadera se está gestando en Vichada, donde se podría consolidar la producción de entre 100.000 y 300.000 reses para carne de exportación. Su efecto demostración puede impactar 5 millones de hectáreas.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación