Opinión

  • | 2019/03/13 00:01

    Precio y consumo: ¿qué fue primero el huevo o la gallina?

    Con una nueva sorpresa a la baja en la publicación del IPC de febrero me pareció interesante analizar una de las relaciones básicas dentro de la economía, la de los precios y el consumo de los hogares, para entender todas las implicaciones que este dato puede traer.

COMPARTIR

El pasado 5 de febrero se publicó el dato del Índice de Precios al Consumidor (IPC) para febrero por parte del Dane y de nuevo sorprendió a la baja con un registro anual de 3,01% mientras el mercado tenía una expectativa de 3,20%, lo cual marca una diferencia importante entre expectativa y realidad. Pero este dato no es la primera sorpresa a la baja desde 2018 frente a las expectativas, sino que, como puede verse en los gráficos 1 y 2, es el último de una tendencia decreciente en el comportamiento de los precios que vienen ajustándose desde 2017.

¿Huevo o Gallina?

Los precios y las fuerzas de oferta y demanda tienen una estrecha relación, pero la causalidad de una sobre la otra no siempre es muy clara, una forma de verlo es que los bajos precios pueden darse por un exceso de oferta en el mercado, lo que lleva a que los bienes sean menos escasos y por tanto más baratos, es decir en este caso el movimiento en el nivel de precios se da como una consecuencia de un cambio en las fuerzas de la oferta. Pero, por otro lado, también puede darse el escenario donde el nivel de precios no sea una consecuencia sino un detonante y al reducirse incentive la demanda, volviéndose como el eterno dilema de qué fue primero, el huevo o la gallina.

Gráfico 1. Elaboración Rogue Economist. Datos Bloomberg

Específicamente para los dos últimos años en Colombia, vale la pena hacerse la pregunta de si bajaron los precios por reducción en la oferta o simplemente ajustaron algunas condiciones extraordinarias, volvieron a su senda normal y se convirtieron en un detonante para la demanda. Para poder evaluar esto me voy a valer de dos variables que permiten entender cómo se ha comportado esta dinámica, las ventas minoristas o al por menor y el consumo de los hogares, donde la primera se calcula de forma mensual y la segunda trimestral como parte del Producto Interno Bruto (PIB) vía gasto o demanda.

Le puede interesar: La vivienda, la construcción y el PIB

El grafico 1 muestra la relación mes a mes de las variaciones anuales del IPC y de la tasa anual de las ventas minoristas donde ambas series muestran cambios importantes entre diciembre y enero de 2017 y 2018. El cambio más grande sin lugar a duda en este periodo se dio en las ventas minoristas que pasaron de decrecer 4,65% a aumentar a 5,20%, lo que no solo implica un aumento importante sino un cambio de tendencia, mientras la caída en los precios se da de forma más moderada mostrando un descenso importante pasando del 4% a estar alrededor de 3% pero desde marzo 2018 hasta febrero de 2019.

Gráfico 2. Elaboración Rogue Economist. Datos Bloomberg

Para ver en términos totales el consumo, el gráfico 2 muestra la relación de la tasa anual del IPC y el componente del consumo de los hogares del PIB donde se ve un mayor promedio para 2018 del consumo con 3,52% frente a 2,07% en 2017, confirmando que la tendencia de las ventas minoristas es un indicador válido para predecir su comportamiento y también que una vez más el nivel de precios estable contribuyó a su dinamismo. Por lo que definitivamente este es el elemento clave que se ve en común en el grafico 1 y el 2 ya que mientras el nivel de precios se mantuvo estable alrededor del 3%, se generó un efecto de crecimiento en el consumo de los hogares que adaptaron su demanda a un escenario de menor crecimiento de los precios, por lo que en este contexto los precios modificaron el comportamiento de los hogares, al menos en lo que se refiere al consumo.

Le sugerimos: ¿Qué nos dice la OPEP sobre el petróleo?

¿Qué implica esto para el Banco de la República?

No se puede hablar de precios en la economía sin pensar en cómo su comportamiento pueda afectar la toma de decisión en política monetaria del Banco de la República. Para este respecto es importante recortar que la meta de inflación del Banco es de 3%, con un rango que puede moverse entre 2% y 4 %, si se observan los gráficos 1 y 2 es bastante claro que todo 2018 y lo que va de 2019 se ha mantenido dentro de ese rango y el último valor nos coloca prácticamente en la meta, lo que le da un amplio rango de maniobra en términos de manejo de tasa.

Por otro lado, las expectativas de tasa de intervención al cierre de 2019 de acuerdo a la Encuesta de Opinión Financiera es 4,75% contra 4,25% actual, pero esto parte de una expectativa de inflación de 3,40%, por lo que a la luz de estos datos es probable que esa expectativa se ajuste por lo que un aumento de 50 puntos básicos (0,50%) en la tasa ya no sea un escenario factible.

Básicamente creo que para el Banco de la República el enfoque adecuado al menos durante este primer semestre de 2019 debe ser el de la cautela ya que debe avaluar si el nivel de precios continúa dentro del rango meta y más importante aún si la dinámica del consumo sigue aumentando tal y se vio en 2018, para saber si es necesario que tome decisiones de tasas o guarde sus cartuchos para cuando en verdad sean necesarios.

Lea también: La sorpresa de los precios

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.