Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2020/09/16 00:01

    ¿Por qué un TES en pesos a 30 años?

    La semana anterior se emitió el primer bono TES en pesos a 30 años con lo que la curva en pesos llega al mismo vencimiento que la de títulos en UVR. Esta semana dedico mi columna a entender la lógica detrás de la emisión y compra de este tipo de títulos.

COMPARTIR

La semana anterior, el Gobierno hizo la primera emisión de TES con vencimiento a 30 años, por $4,8 billones a una tasa fija de 7,250% y con una buena recepción por parte del mercado, ya que fueron demandados aproximadamente 1,9 veces más. Este es un hito importante en el contexto de deuda pública, puesto que, si bien ya existían bonos de este plazo denominados en UVR, no los había en pesos, lo que llevó a las dos curvas de rentabilidad al mismo alcance de tiempo, como puede verse en el gráfico 1.

Se debe tener en cuenta: en el gráfico 1 tomé la última tasa yield de negociación disponible de los bonos de 30 años como una aproximación, ya que la construcción del nodo en una curva de rentabilidad requiere de otros componentes adicionales.

Estas curvas de rendimiento permiten ver cómo es el comportamiento de todo el mercado de renta fija para una fecha determinada: en este caso, el inicio del día 14 de septiembre de 2020, una con títulos emitidos en pesos (azul) y otra en Unidades de Valor real o UVR (naranja). Por construcción, una curva de forma normal muestra mayores tasas a los bonos más riesgosos, ya que son aquellos de más largo plazo los que tienen un mayor nivel de incertidumbre y cambios futuros en sus tasas yield.

Sin embargo, el comportamiento de este mercado también se ve afectado por fuerzas económicas como las expectativas de inflación y decisiones de tasas del Banco de la República, así como decisiones individuales de compra y venta de los inversionistas.

Gráfico 1. 

Crédito: elaboración propia. Fuente: datos Bloomberg.

Esta emisión tiene de fondo una discusión que me parece interesante enfocar en tres aspectos fundamentales:

  • Qué implica para el Gobierno en su esquema de deuda: en mi columna del 5 de agosto, “Tres fuerzas chocan en el mercado de bonos”, hablaba del uso de gasto público sin precedentes en esta coyuntura de la pandemia a la hora de los diferentes subsidios, alivios o líneas de crédito especiales proveídos por el Gobierno. Es precisamente en este contexto tan particular donde la emisión de un título en pesos a 30 años permite un endeudamiento a un mayor plazo, lo que puede ser una herramienta muy valiosa, ya que, si bien es cotoso pagar intereses por un tiempo tan largo, permite darles un componente vital a las finanzas públicas: tiempo. Tiempo para poder evaluar las condiciones presupuestales, económicas y de tributación, una vez se supere esta coyuntura, y evaluar posibles restructuraciones o modificación del perfil de deuda en caso dado.

Le puede interesar: Tres fuerzas chocan en el mercado de bonos

  • Qué implica para la estructuración de portafolio: en términos de estructuración de portafolio, un título adicional de bonos de bajo riesgo en el mercado con un plazo tan largo permite a los fondos de pensiones y las compañías de seguro incluirlo como otra opción de flujos de entrada, vía pago de cupones, y cruzar eso con sus necesidades de liquidez como pago de mesadas o cubrir siniestros. Esto ya se venía dando con los títulos UVR a 30 años, pero tener una opción de título en pesos con otro tipo de exposición de riesgo es una opción local interesante para este tipo de jugadores.
  • Qué implica para inversionistas extranjeros: tener títulos de deuda pública a muy largo plazo no es algo nuevo y, por ejemplo, los bonos del tesoro de Estados Unidos a 30 años han sido una opción clave en muchos portafolios. Para el caso colombiano es importante tener a disposición bonos de estos plazos para extranjeros que estén buscando invertir en expectativas de crecimiento de nuestra economía, en un momento coyuntural, cuando puede darse una diferenciación importante contra los demás emergentes de la región.

Una señal importante frente a esta emisión fue el exceso de demanda, lo que muestra un apetito importante de los inversionistas por títulos de estas características, añadiendo una herramienta interesante al Gobierno a la hora de sortear el difícil manejo del déficit fiscal que viene para este año y el siguiente.

Será también muy interesante ver cómo es la respuesta en el mercado secundario a la hora de nivel de liquidez y apetito y si mantiene una dinámica tan fuerte como en su emisión, ya que eso será vital para determinar futuras emisiones a 30 años.

Le puede interesar: ¿Vuelve el apetito extranjero?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 598

PORTADA

¿Cuáles serán las empresas que podrán impulsar la reactivación?

El tejido empresarial del país está herido, pero no derrotado. Las grandes compañías saben que buena parte de la reactivación está en sus manos y para eso activan proyectos que les permitirán volver a crecer. Estas serán las nuevas locomotoras del país.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.