Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2018/08/15 00:01

    ¿Políticamente correcto o evadiendo?

    Nos dejamos llevar por la necesidad de ser políticamente correctos, dejando pasar situaciones importantes que afectan no solo nuestro desempeño, sino también nuestra emocionalidad.

COMPARTIR

Los equipos interdisciplinarios son una tendencia que crece cada vez más debido a la necesidad de contar con diferentes perspectivas en el desarrollo de nuevos proyectos y aún más en los procesos de innovación. 

Sin embargo, muchos de estos proyectos fallan por no tener una comunicación adecuada que incluso, en ocasiones, termina desencadenando frustración, rabia y resentimiento; todo por no saber expresar el desacuerdo con el alcance del proyecto, o por tener un compañero perezoso que carga a los demás, o quizá por un líder al que nunca se le dijo que su gestión no era la adecuada.

En otras palabras, nos dejamos llevar por la necesidad de ser políticamente correctos, dejando pasar situaciones importantes que afectan no solo nuestro desempeño, sino también nuestra emocionalidad.

Lea también: La innovación como respuesta a la competitividad

Lo más impactante del caso es que entre más nos importe la situación, existen mayores probabilidades de que nuestra actuación sea negativa a la hora de tener una conversación difícil, pues cuando los intereses son altos, es probable que nuestro cerebro entre en un modo defensivo que nos convierte en seres irracionales, haciendo que nos dejemos llevar por el momento y, como consecuencia, obtenemos resultados lejanos a lo esperado.

De hecho, nuestros mecanismos de defensa más comunes a la hora de enfrentarnos a situaciones estresantes son el silencio o la violencia. Cuando hablo de silencio, me refiero a actitudes que implican callar, ignorar, o alejarse de la situación. Por su parte, la violencia puede evidenciarse en situaciones en las que atacamos al otro verbal o físicamente, en la que ponemos nombres para estereotipar, o cuando tratamos de dominar la conversación cortando al otro cada vez que busca intervenir.

Entender estos estilos es el primer paso para generar consciencia sobre la forma en que actuamos, pues como propone la metodología de Conversaciones Difíciles, el actuar bien frente a una conversación estresante comienza por hablar desde el corazón centrándome en mí. Esto no significa que se le va a echar la culpa al otro, sino que nos mantendremos centrados en lo que queremos lograr.

Pensemos: ¿Cómo me comportaría si realmente quisiera alcanzar este resultado? Esto implica, además, tener muy claro qué es lo que no deseamos que suceda.

Lea también: Superando la tusa política

Una vez nos enfocamos en nosotros, es importante establecer un espacio de seguridad psicológica en donde fluya la confianza. Aquí es importante prestar atención a las respuestas de estrés propias y de los demás, para así encontrar tanto el mejor momento como la mejor forma de traer el tema a tratar a colación.

Así mismo, una vez se establece la conversación, enfóquese en los hechos y no en las historias. Todos amamos nuestras historias y queremos ser escuchados, pero el problema es que las historias que nos contamos tienen una percepción sesgada de lo ocurrido, por tanto, mantener la atención centrada en lo que realmente sucedió, y no en las interpretaciones que hacemos de lo sucedido, ayudará a generar un ambiente de confianza y a establecer un terreno común para discutir.

Lea también: Son efectivos los premios de innovación

Finalmente, no olvide mantener una actitud de escucha activa en la que, en vez de preparar su respuesta para lo que el otro está diciendo, se presta atención, se parafrasea y se busca entender desde el corazón.

Recuerde que hablar abiertamente es más constructivo que guardar una posición que nos haga quedar bien, pero que no construye, sino que destruye de forma silenciosa opacando la posibilidad de crear relaciones sanas a largo plazo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.