Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2020/02/25 00:01

    Peor que el coronavirus

    La difícil situación de orden público que afrontamos es consecuencia de un mal mayor

COMPARTIR

Ayer nos despertamos con la noticia de un terrible ecocidio en inmediaciones de Caño Cristales en el departamento del Meta; 50 hectáreas fueron quemadas por cuenta de la economía del narcotráfico. Las mal llamadas disidencias de las Farc, que no son otra cosa que cuadrillas de hombres armados al mando de los carteles mexicanos de las drogas (aunque aquí se acusa directamente a un troglodita llamado Gentil Duarte), están haciendo de las suyas destruyendo uno de los patrimonios más importantes de los colombianos: sus Parques Naturales.

De acuerdo a Julia Miranda, directora de Parques Nacionales desde hace poco más de 14 años, en declaraciones a los medios de comunicación  “Estos incendios y esta deforestación en este punto (...) también afectan el clima de Colombia, el régimen de lluvias, porque la conectividad entre el Amazonas y la zona Andina está representada en estos bosques del área de manejo especial de La Macarena que son indispensables para garantizar el equilibrio del clima de Colombia y también, por supuesto, afecta directamente el clima del mundo”. La recuperación de estas áreas podrá durar décadas.

Como consecuencia de la difícil situación de orden público, los guardaparques de los PNN de Chibiriquete (Caquetá, Meta, Guaviare), Cahuinarí (Caquetá y Putumayo), Río Puré (Amazonas) y Yaigojé Apaporis (Vaupés), encargados de custodiar 9 millones de hectáreas de ecosistemas amazónicos han tenido que irse de estos por las amenazas que han recibido en su contra. La semana pasada dos soldados fueron asesinados por miembros de las disidencias de las Farc en el Parque Nacional Tinigua, ya que estaban defendiendo esta área protegida de la deforestación que generan los grupos delincuenciales; ayer recibimos la noticia de otros dos soldados del Ejército, que fueron secuestrados por esta misma razón. 

A esto se suma el asesinato de Yamid Alonso Silva, guardián del Parque Nacional del Cocuy, lo cual llevó al cierre temporal del Parque. El asesinato de buena parte de los líderes sociales del país se debe a dinámicas delincuenciales ocasionadas por grupos al margen de la ley que producen ecocidios como el que acabamos de ver en Caño Cristales, entre los que se encuentran narcotraficantes, mineros ilegales y también ganaderos informales. 

En enero del año pasado Wilton Orrego, funcionario ejemplar de Parques y encargado de proteger el Tayrona, fue asesinado. El homicidio de la Nathalia Jiménez y de su esposo, Rodrigo Monsalve, de acuerdo con su familia y amigos fue consecuencia del activismo de Nathalia en defensa del ambiente y las comunidades más vulnerables en esta zona del país. Ambos crímenes se ejecutaron coincidencialmente en la vereda de Perico Aguao de la ciudad de Santa Marta.  Previo a los dos hechos, la Defensoría del Pueblo había emitido una alerta temprana, la número 45, advirtiendo la peligrosidad de la zona.

De otro lado, el Ejército Nacional sigue haciendo presencia en los Parques Nacionales, liderando operaciones como la Artemisa. El Consejero Presidencial de Seguridad, Rafael Guarín, advertía recientemente en su cuenta de Twitter que las disidencias de las Farc estaban deforestando y quemando la reserva nacional Nukak en Guaviare para sembrar coca, y que frente a ello el Ejército se encontraba trabajando para impedir la comisión de estos delitos, defendiendo la selva. Buena parte de la política de seguridad del actual gobierno se ha cimentado en la protección del agua, la biodiversidad y el ambiente.

Porqué esto es peor que el coronavirus

La respuesta es sencilla. Anualmente como consecuencia de la guerra contra las drogas tan sólo en Colombia y México han muerto más de medio millón de personas, de acuerdo con cifras del Centro Nacional de Memoria Histórica de Colombia y del Sistema Nacional de Seguridad Pública de México. Para nuestro país esta problemática ha representado una muerte cada dos horas; para México una cada 25 minutos.

El último Informe Mundial sobre Drogas de Naciones Unidas, señala que casi 600 mil personas mueren al año debido al consumo de sustancias ilícitas. El Coronavirus ha cobrado la vida de cerca de 2.600 personas en todo el mundo. Se espera que la vacuna esté lista en año y medio, o antes. Hay que recordar que estamos en el pico de la enfermedad, pues el clima cálido mitigaría su propagación de acuerdo con el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).

Justamente en ese país, según la CDC el año pasado murieron 31 mil personas por otra importación China, bastante peor que el Coronavirus; el Fentanilo, una sustancia 50 veces más poderosa que la heroína y que hasta hace poco era vendida por internet y enviada por correo desde China a cualquier lugar del mundo.  

La guerra contra las drogas, así como la adicción a ellas, así vista, es bastante peor que el coronavirus.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 595

PORTADA

Los abogados del 'ranking' de Dinero en medio de la pandemia

La pandemia traerá profundos retos jurídicos por los cambios que ha generado y las decisiones del Gobierno para enfrentarla. El sector legal se ajusta a una gran oleada de transformaciones en medio de la crisis.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.