Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2020/10/15 00:01

    “Ojo con el 22”: Uribe

    Uribe invirtió el tiempo de detención domiciliaria no solamente en armar su defensa jurídica -que le ha dado buenos frutos- sino en construir un discurso con el que mostró que enfocará su libertad en las elecciones presidenciales que se avecinan.

COMPARTIR

“Ojo con el 22”, expresó el expresidente al final de su alocución por Facebook, en lo que parece será el eslogan del partido de gobierno en un momento en el que las encuestas revelan una clara tendencia de opinión electoral a favor de la izquierda.

Uribe debió estar tan preocupado por el coronavirus como por el primer lugar de Fajardo, y el segundo de Petro, en la última encuesta confiable de la semana antepasada. Entre los dos suman el 30% de intención de voto, seguidos por opciones independientes o de centro, y sin que los candidatos de derecha aún muevan la aguja preelectoral. Los dos precandidatos, aun no oficiales, más cercanos al corazón del expresidente, Carlos Holmes Trujillo y Rafael Nieto, no registran ninguna intención de voto significativa.

Lea también: La covid-19, mi nueva compañera de trabajo

Pienso, como muchos colombianos, que aún es temprano para hacer vaticinios. Pero eso no piensa el más exitoso fabricante de candidatos de derecha, porque de lo contrario no hubiera salido a dar el campanazo que dio en el primer día de libertad. Su decisión de alertar para cambiar la tendencia tiene justificaciones importantes. La intención de voto que favorece a Fajardo y Petro no es lo que más debe preocuparlo, sino el hecho de que ningún candidato de su rebaño haga parte del partidor.

En una encuesta realizada por la misma firma siete meses antes de las elecciones de 2018, Fajardo también lideraba con 16% de intención de voto, seguido por Duque con 11% y Vargas Lleras con 10%, más Petro con también casi 10%. Es decir que la intención de voto por la derecha superaba el 20%.

Observemos que Fajardo es un gran candidato en la partida (lidera con 18% la intención de voto actual), pero que afloja en la llegada, como quedó demostrado en el 2018. Gusta en la foto, pero desinfla en debate. Petro, por su lado, debe estar inquieto con un flaco 13% en la encuesta reciente, pues debería ser el claro líder de la preferencia electoral por la izquierda en cualquier encuesta. Pero es evidente su desgaste ante su misma fanaticada. Su proselitismo incendiario y apátrida pareciera estar jugándole en contra.

Pero la gran novedad de la última encuesta es la de los tres mosqueteros: Federico Gutiérrez (12%), Alejandro Char (11%) y Juan Manuel Galán (8%), que en suma alcanzan más del 30% de intención de voto, lo que confirma que la pandemia; el fenómeno Trump-Bolsonaro y el excesivo presidencialismo errático de Duque están engordando la opción de centro. La opinión está premiando figuras de apariencia independiente (¡Apariencia!), con empatía social y con resultados visibles. Eso son más Gutiérrez y Char, y menos Galán. Pero lo cierto es que de ese 30% podría salir alguna fórmula con futuro.

Le puede interesar: Telemedicina: ¿sueño o realidad?

Así, entre izquierda y centro/independientes está representada más del 60% de la intención de voto. Y la tendencia podría crecer más. Por eso Uribe quiere comenzar temprano la campaña mandando al ruedo en enero-febrero del 2021 a un veterano y audaz candidato con potencial de neutralizar el escenario (Carlos Holmes Trujillo) y hablando de “la amenaza socialista”, la nueva presentación semántica del otrora Castro-chavismo.

Y luego se repetirá la estrategia de producir un candidato que enfrente a la izquierda en la segunda vuelta, mediante una encuesta interna en el Centro Democrático que enfrentará a un candidato fresco (Rafael Nieto), una mujer (Paloma Valencia o Paola Holguín) y un viejo lobo, que acaba de fortalecerse tras la fallida moción de censura en su contra (Carlos Holmes Trujillo). Todos son nombres con un mejor nivel de reconocimiento que en el 2018 por lo que es esperable que una vez arranque la carrera por ganar la candidatura por el partido, mejore el registro de estos candidatos en las encuestas nacionales neutralizando la fuerza que parece tener la izquierda y el centro/independientes.

Por fuera del Centro Democrático, pero en el mismo costado, se espera la irrupción de alguna figura pastranista (¿Martha Lucía Ramírez?) y de algún candidato independiente (¿Juan Carlos Pinzón?). Sana sería esta vertiente para hacer contrapeso al Uribismo y llevarlo a consensos dentro de la misma derecha, como sucedió en el 2018 convirtiendo a Martha Lucía Ramírez en fórmula vicepresidencial.

Lea también: Claudia en su laberinto

Pero como dice Uribe, “Ojo con el 22”, que es lo mismo que “Ojo con la izquierda”, que podría mostrarse menos escurridiza en las encuestas si logra concretar la propuesta de Humberto de la Calle: una coalición de centro-izquierda que en el 2022 participe en las presidenciales con un programa compartido y un candidato único. Gustavo Petro y Jorge Enrique Robledo ya aceptaron, y de los precandidatos de la Alianza Verde (Iván Marulanda, Camilo Romero, Ángela María Robledo y Antonio Sanguino) iría uno de ellos a la consulta de De la Calle.

Solamente falta que Fajardo decida, lo que parece difícil porque no quiere compartir proyecto con Petro de ninguna manera. Serían entonces dos candidatos de izquierda y no uno. La historia se repetiría.

Si el Uribismo es inteligente leerá la tendencia centrista que muestran las encuestas como oportunidad. El centro está ahora más justificado sociopolíticamente por las evidentes necesidades sociales exacerbadas por la pandemia. Ignorar esta realidad con una propuesta tradicional de derecha es darle la espalda al país. Reconocer a Petro como el principal rival es sacar al centro de la contienda, lo que puede ser audaz electoralmente pero desleal, patrióticamente.

¿Seguirá el sector privado orillado a la derecha? O, ¿se sumará a la tendencia de centro? Veremos. Hay algo de tiempo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 600

PORTADA

Así ha sido la transformación digital a la colombiana

Cada vez más empresas cambian su forma de hacer negocios para sacarle provecho a la tecnología, pero el país aún sigue rezagado en los preparativos para la cuarta revolución industrial. Conozca algunos casos excepcionales que demuestran que Colombia sí ha evolucionado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.